¿Hay vida ahí arriba?

Esta pregunta ha sido formulada durante cientos de años por los humanos.

¿Es el humano tan osado como para pensar que está solo en el universo?.

Si encontrasemos una simple bacteria fuera de nuestro planeta, ya no seriamos el único lugar donde se alberga la vida en el universo.

Dibujo de un planeta exterior lleno de vidaNo hay duda de que el gran esfuerzo, también económico, que exige la investigación espacial está ligado de alguna manera a la búsqueda de vida en el universo. Por ejemplo, las sondas espaciales han explorado con mayor atención los planetas del Sistema Solar que se estimaban potencialmente más idóneos para albergar formas de vida, aunque fuera primitiva, con el fin de demostrar que la Tierra no es una excepción en el universo.

La búsqueda de formas de vida extraterrestre, que implica a nuestros investigadores del mundo, sigue dos direcciones principales.

1. Excluida la existencia de formas de vida superior en otros planetas del Sistema Solar y, con mayor razón, de civilizaciones inteligentes, se avanza en la búsqueda de formas de vida primitiva (como bacterias) mediante una comprobación directa realizada por sondas interplanetarias automatizadas.

2. Dado que es más fácil identificar una forma de vida superior (una civilización como la nuestra es más ruidosa que un ejercito de bacterias y se hace notar a distancias planetarias con emisiones de ondas electromagnéticas de claro origen artificial), en el supuesto de que la vida tenga necesidades análogas en cualquier lugar del universo y de que – en particular – sea compatible sólo con estrellas franjas de temperatura similares a las terrestres, se buscan sistemas planetarios parecidos al nuestro, para iniciar un rastreo de emisiones artificiales. En esta actividad se emplean grandes instrumentos, como el radiotelescopio de Arecibo.

Aunque las investigaciones en ambas direcciones aún no han dado resultado, según los cálculos de probabilidad de algunos estudiosos tarde o temprano se descubrirá alguna forma de vida. Los planetas similares a la Tierra suman 600 millones, y eso sólo en nuestra galaxia.

– Por lo tanto…¿Que opináis vosotros? –

27 comentarios sobre “¿Hay vida ahí arriba?

  • el 24 junio, 2009 a las 10:38
    Permalink

    Buenas Juan Miguel, no sabemos a ciencia cierta lo que la NASA y la ESA nos estan ocultanto, pero desde luego no creo que tarden en expulsarlo fuera todo lo que saben acerca del agua que marte posee en las profundidades, ya sea en estado solido o liquido, si esta en estado solido es muy probable que estas bacterias o no existan o esten paralizadas, y si estan en un estado liquido o bien no hay nada es agua o si la hubiera serian a mi entender microparticulas invisibles al ojo humano y visibles ante grandes microscopios pero dejemos que la ciencia diga y haga que tarde o temprano nos lo confirmara.

  • el 18 noviembre, 2009 a las 23:29
    Permalink

    buenas,
    en increíblemente interesante dar una pasada por esta web, la verdad es que nunca he dedicado tanta intención «científica», no así especulativa, a lo que es la vida extraplanetaria y les doy las felicitaciones que se merecen por el espacio (de discución).
    aparte, me gustaría saber si en las teorías que se manejan, pues ustedes las manejan mejor que yo, se contempla la construcción del «ego» de la inteligencia, ya que leyendo, me fijo que la mayoría de las veces que comentan sobre vida inteligente hacen el supuesto de la tecnología, la macropoblación, la existencia de cultura, etc. me parece que es importante disociar la carga cultural que tiene nuestra consepción de vida inteligente atribuyendole «humanidad».
    La otra duda que tenía es sobre cual es la posibilidad de que algo, cualquier cosa, suceda en el universo (tengo nimios conocimientos de matemáticas). pues me he aventurado a pensar que el universo es «todas las posibilidades».

    saludos
    hugo, desde chile

  • el 7 marzo, 2010 a las 20:35
    Permalink

    Hola!
    Leo las maravillas comentadas sobre vida extraterrestre. Me gustaría pensar que si, y confirmarlo con la química que nos une.
    Lo que me parece penoso, es no poder encontrarlos nunca, pues pienso: Quién quiere venir a este planeta de locura?: destrucción, hambre, guerras, falta de amor con nuestros hermanos, discordia.
    Espero que si nos visitan, sea por pasar un buen verano vacacional disfrutando de la energia de nuestro hermoso Sol, y nuestra quebrada naturaleza.
    Yo no pierdo la esperanza de encontrarlos, y que sepan ver, nuestra disminucion con respecto al Universo.
    Un saludo muy cordial.

  • el 21 agosto, 2010 a las 12:46
    Permalink

    Personalmente pienso que la vida en la tierra se ha debido a un cúmulo tan grande de circunstancias favorables que es muy dificil que tales coincidencias y en tan alto número se vuelvan a dar en cualquier otro lugar del espacio.
    Y, ciertamente, pienso que la vida (como nosotros la entendemos, no es otra cosa que una rareza de características muy, pero muy, especiales.
    Por otra parte , me resisto a creer que la vida en nuestro amado planeta azul fuera consecuencia del encuentro fortuito con asteroides, cometas o cualquier otro cuerpo procedente del espacio exterior.
    Somos los únicos seres vivos ( con base Carbono-oxigeno)? Es muy probable que si.Es mas, yo diria que si porque esos elementos forman parte de las «coincidencias2 a que hago referencia al principio.
    Es cierto: soy muy escéptico sobre ciertos temas.

  • el 26 marzo, 2011 a las 19:08
    Permalink

    Y todo ésto sin tener en cuenta que la Vida no sólo es el disfraz físico-biológico-corporal. Es mucho más. Es Espíritu. Es Dios. Inabarcable.

  • el 22 agosto, 2011 a las 21:30
    Permalink

    En otros planetas y en otras galaxias tanto puede haber vida humana animal y vegetal tambien puede tener atmosfera con oxigeno mares montañas ríos segun me imagino.

  • el 25 agosto, 2011 a las 18:33
    Permalink

    Somos nosotros los que estamos poblando en otros lugares, con un estado alterado de conciencia y conectando con las conciencias que estén «vibrando» en esa frecuencia cerebral concreta (frecuencia mercuriana, fercuencia marciana…), de la misma manera que sintonizamos canales de radio. El que un planeta esté «deshabitado» para nuestros ojos no lo hace verdaderamente deshabitado. Hay vida activa extrafísica-extracorpórea. Nos movemos a través del canal de la espiral áurea.

Comentarios cerrados.