La nebulosa de la Lechuza (M97)

Datos a tener en cuenta para su observación:
■ Constelación: Osa Mayor (Ursa Major)
■ Visibilidad: hemisferio boreal y al norte de 28°S
■ Magnitud: 9.9
■ Tamaño aparente: 194 segundos de arco
■ Distancia: entre 1.300 y 2.300 años luz

Nebulosa de la Lechuza M97 Entre los objetos del catálogo de Messier, la nebulosa de la Lechuza (M 97) es uno de los más difíciles de observar con telescopios pequeños. De todos modos, no deben aparecer dificultades especiales para localizarlo con un telescopio de al menos 75 mm con un ocular de pocos aumentos y, lo más importante, bajo cielos oscuros y limpios.
Para encontrar la nebulosa hay que buscar justo bajo la parte trasera de la caja del Carro de la Osa Mayor. Con más exactitud, se halla a unos 2 grados al sudeste de Merak, la estrella que marca la rueda trasera del Carro. Aparece como un óvalo grande y sin detalles internos. Con mayores aumentos empiezan a apreciarse algunos rasgos, aunque se requiere un telescopio de 150 a 200 mm para vislumbrar los «ojos» oscuros de la lechuza.
El filtro nebular ayuda a realzar el contraste entre el objeto y el fondo, pero si no se dispone del mismo puede emplearse la visión lateral. Este truco consiste en apartar la mirada ligeramente de la nebulosa para que su luz estimule las células periféricas del ojo, más sensibles. Así, la frontera entre la nebulosa y su entorno se torna más manifiesta de repente.
La nebulosa de la Lechuza consiste en la envoltura gaseosa expulsada por una estrella moribunda. En el centro de la nube yace la estrella en cuestión, pero su magnitud 14 la hace dificil de ver salvo con telescopios de más de 250 mm de abertura. Los huecos oscuros en la nube, que se atisban con telescopios de 300 mm o más, se deben con toda probabilidad a las turbulencias en el gas que se expande. Hay también un anillo circular externo, muy débil, que rodea toda la cara de la lechuza, pero sólo se distingue en fotografías de larga exposición.

4 comentarios en “La nebulosa de la Lechuza (M97)

  • el 2 abril, 2008 a las 16:57
    Permalink

    realmente si parece un ojo de una lechuza, grande para ver a oscuras, muy apropiado nombre y muy bonita 😉 😉 bueno seguiré mirando tus artículos de las nebulosas, seguro ke son tan interesantes como esta jejeje bueno saludos!!

  • el 2 abril, 2008 a las 22:45
    Permalink

    casiopea, que tiene esto de risible, jejeje!!!!

  • el 4 abril, 2008 a las 3:28
    Permalink

    Buenas noches, los saludo desde Bogotá.

    Efectivamente la nebulosa es una lechuza, enigmática pero linda.
    Los «ojos» serán «hoyos negros?
    Gracias.

  • el 6 abril, 2008 a las 16:36
    Permalink

    Gracias a todos por vuestros comentarios. Me encanta teneros ahí.

    Efectivamente Oscar, los ojos son los hoyos.
    Un saludo.

Los comentarios están cerrados.