Ganímedes, Luna de Júpiter

Ganímedes, Luna de JúpiterLa mayor luna del sistema solar resulta, a primera vista, poco impresionante: una bola de roca y hielo como una canica, con la superficie gris y blanca. Sin embargo, cuando se observa con más detalle, revela muchos secretos que apuntan a que su historia geológica presenta algunas semejanzas con la de la Tierra.
Las variaciones en la superficie de Ganímedes muestran que a lo largo de su historia ha actuado alguna fuerza para volver a alisarla. Ciertas partes de esta superficie tienen un color gris oscuro y están muy craterizadas, mientras que otras son mucho más blancas y lisas, con menos cráteres. En muchos casos en estas zonas más claras se observan largas crestas paralelas que las recorren y dan al terreno un aspecto de campos arados. Muchos cráteres de estas regiones presentan en su centro una superficie clara y lisa. Estos lugares, llamados palimpsestos, señalan zonas donde parece haberse formado hielo nuevo después de que un cráter perforase la corteza externa.
Las zonas de Ganímedes donde abundan los cráteres parecen ser, en efecto, más antiguas que las partes claras, que están menos craterizadas; entonces, ¿cuál es la fuerza que remodela el satélite? El vulcanismo, no, al parecer: existen unas cuantas manchas en la superficie que indican lugares en los que han manado flujos de lava helada, pero siempre están restringidos a pequeñas áreas. De hecho, los modelos sobre Ganímedes sugieren algo mucho más parecido a un sistema de placas tectónicas como el de la Tierra.

No es éste el único misterio de Ganímedes. Como orbita en torno a Júpiter un poco más lejos que Europa, las fuerzas de marea y el calentamiento por fricción que sufre no son nada en comparación con los que actúan en los dos satélites galileanos interiores. A pesar de ello, como descubrió la sonda Galileo, posee un campo magnético, lo que apunta a que tiene un núcleo de hierro que se mantiene fundido, al menos parcialmente. Sin embargo, aunque Ganímedes es una luna grande, el calor de su formación no sería suficiente por sí solo para fundir el interior y separarlo por capas: Calisto (otra Luna mayor de Júpiter) tiene un tamaño sólo ligeramente menor y, en cambio, ha permanecido siempre completamente congelado.
Pero lo más intrigante del caso es que el número de cráteres descubiertos en las diferentes superficies de Ganímedes apunta a que el terreno más blanco empezó a formarse hace unos 1.000 millones de años. Hasta ese momento, el satélite fue tan frío e inanimado como Calisto.
La órbita de Ganímedes es hoy casi perfectamente circular, lo cual reduce a un mínimo las fuerzas de marea que actúan sobre el satélite. Sin embargo, éste también está influido por Ío y Europa y es posible que el efecto combinado de los dos satélites interiores desplace temporalmente a Ganímedes a una órbita más distorsionada, en la que el efecto del calentamiento por acción de las mareas gravitatorias sea mucho más intenso.
Así pudo suceder hace mil millones de años, provocando que el interior del satélite se diferenciara en un núcleo de hierro fundido y un manto agitado de roca y hielo bajo la corteza. El movimiento del manto empezó a separar gradualmente porciones de superficie. La roca antigua se quebró y se plegó, creando líneas de fallas paralelas por las que se abría paso el hielo nuevo procedente del interior, que produjo nuevas superficies más claras a lo largo de las fallas. Así, el terreno de surcos de Ganímedes es, en realidad, la superficie más antigua, dilatada y deformada del satélite (en contraste con Europa, donde la antigua corteza se rompió limpiamente y los huecos se rellenaron con material completamente nuevo).
Hoy, Ganímedes ha regresado a la órbita circular y el efecto de calentamiento por las mareas gravitatorias ha cesado. Con todo, el interior aún conserva suficiente calor como para que el núcleo del satélite siga parcialmente fundido. Los estudios del campo magnético también sugieren que éste no sólo se origina en el núcleo y que, como algunos de sus hermanos galileanos, Ganímedes quizás oculte también bajo la superficie un océano global de agua salada; otro recuerdo, tal vez, de un tiempo en que estaba mucho más activo que en la actualidad.

Datos de Ganímedes

Máxima proximidad a Júpiter: 1.069 millones de kilómetros
Máxima distancia a Júpiter: 1.071 millones de kilómetros
Diámetro: 5.262 kilómetros
Masa: 0.0247 Tierras
Periodo orbital: 715 días terrestres
Temperatura media en la superficie: -164º C.
Gravedad media en la superficie: 0.145 respecto a la Tierra

11 comentarios sobre “Ganímedes, Luna de Júpiter

  • el 8 abril, 2008 a las 3:51
    Permalink

    me gustó mucho mucho este artículo, me recuerda a nuestro satélite de la luna, ya que también posee cráteres, valles etc.. y otro aspecto parecido a la luna su interior fundido, aunque en la luna no sea así…
    muy buen artículo.. me imagino que escribirás mas sobre las otras lunas.. aunque la verdad es un trabajo muy bien realizado, teniendo en cuenta que varios planetas gaseosos, tienen muchas lunas y cada una de ellas tienen tanto misterio como ganímedes…
    la verdad no sé donde recopilas semejante información, muy ilustrativo, me encantó 😉 aqui en esta web se ve que hay mucho trabajo,la información que publicas es interesante, y cada día actualizada, además de comprensible… como he dicho en otros comentarios es la mejor web de astronomía que he visto de momento… aunque dudo que las haya mejores que esta, jeje 😛 bueno, gracias por esta buena información que nos aportas día a día..
    saludos desde galicia, mis felicitaciones por el artículo 😉 😉

  • el 8 abril, 2008 a las 22:53
    Permalink

    Buenas tardes; los saludo desde Bogotá.
    Que interesante que un planeta gaseoso (Júpiter) tenga tres satélites tan especiales en su composición física pero a su vez tan diferentes en sus reacciones mecánicas.
    Me pregunto si la órbita circular de Ganimedes (o Ganímedes?) se pueda deber a la emorme atracción de Júpiter y su interacción con Calisto y Europa?

    Gracias.

  • el 9 abril, 2008 a las 17:59
    Permalink

    Buenos días.
    Debo aclarar que Júpiter tiene cuatro satélites lunares y no tres como erróneamente comenté.
    Casiopea,esta omisión la catalogaré ante mis conocidos como un “lapsus calami” (al respecto de nuestras fortalezas en idioma latín) .
    Gracias

  • el 14 abril, 2008 a las 13:37
    Permalink

    Estaba esperando que pusieras este articulo, a mi me resulta impresionante esta Luna, aunque todas las que has puesto son muy interesantes, pero la descripción que has contado me ha llamado especialmente la atención .
    Me sorprende que Ganímedes tenga semejanzas con la tierra porque lo había oído hace tiempo de un hombre que salía en TV (CJ) pero no le preste atención.
    Gracias por tu información que nos hace aprender cada día más.
    Hasta pronto!!

  • el 14 octubre, 2008 a las 23:54
    Permalink

    me encanto…
    los amo….voy a entrar siempre….♥

  • el 12 noviembre, 2008 a las 20:52
    Permalink

    Me gustaría saber más sobre esta luna de Jupiter y si es cierto que se hicieron estudios para saber si era habitable en caso de que nuestro planeta estuviera en peligro

  • el 15 mayo, 2009 a las 15:15
    Permalink

    me parecio muy buena lapagina en el cole me va bien gracias a ustedes. chau

  • el 15 mayo, 2009 a las 17:38
    Permalink

    Sobre el Calentamiento Global que actualmente sufrimos, mi punto de vista es que, fue incrementado por las ondas expansivas producidas por el Cometa Shoemaker-Levy 9, cuando se estrelló en Júpiter, el año de 1994 del 16 al 22 de Julio, ya que según la NASA, fueron 21 meteoritos mayores a los 2 Km. de diámetro y solamente uno de los 22 impactos creó una mancha oscura gigante de más de 12,000 Km. de diámetro, y se estimó como una explosión de energía equivalente a 6.000.000 megatones de TNT, seiscientas veces el arsenal nuclear de nuestro planeta. Recuerdo que, obviamente los científicos entrevistados en una especial conferencia de prensa por tal evento, manifestaron que a la Tierra no llegarían de ninguna manera los trozos de asteroides producidos por tales explosiones, pero no recuerdo que hubieran hablado sobre las ondas expansivas.

    Es sabido que en el espacio se requiere de una pila de 1.5 v de potencia para poderse comunicar a una distancia equivalente de La Tierra a la Luna, ¿ se imaginan la potencia de una explosión de energía equivalente a 6.000.000 megatones de TNT multiplicado por 22 viajando por el espacio a una misma y constante velocidad inicial, hasta que algo se interponga en su trayectoria?

    Es por ello que considero que nuestro planeta al encontrarse en la trayectoria de dichas miles de ondas expansivas, son las mismas que están friccionando nuestra atmósfera y están ocasionando el Calentamiento Global. Es cierto que, dichas ondas expansivas no llegaron inmediatamente pero tan poco van a desaparecer tan pronto como quisiéramos ya que también existen los rebotes espaciales.

    Quedo a la espera de tus comentarios y recibe mis saludos cordiales.

    Atentamente,

    Pedro José Pautrat Bonilla.

    PD:
    ¡¡¡Felicitaciones por tu WEB al haber superado el millón de visitas!!!

  • el 29 noviembre, 2009 a las 17:38
    Permalink

    Gracias por esa informacion he quedado satisfecho porque he hayado la informacion que buscaba y esta muy interesante ademas porque es el satelite mas grande del sistema solar y solo se puede ver en fotografia Buena informacion

    Sigan asi!

  • el 13 enero, 2010 a las 6:05
    Permalink

    la verdad no sabia de esta pagina andaba buscando fotografias mas nitidas de ganimides y me tope con este articulo sobre esa bella luna siempre e pensado que ganimides europa titan y por supuesto nuestra luna tienen mucho que ofrecer estuve leyendo una historia sobre una persona que viejo a ganimides se llama yo viaje a ganimides supuestamente existe vida inteligente en ganimides pero no me explico como podria haber vida en primera el calor alli es frio pero supuestamente la inteligencia alli se adapto a ese anbiente frio bueno mis respetos para las personas que aca entran veo que son bien sabidos en esta ramo de astronomia gracias.

  • Pingback:¿Hay un nombre oficial para la Luna? | astroyciencia.com

Comentarios cerrados.