Mapa de la Luna: Mares, lagos, bahías y cráteres

A simple vista no pueden distinguirse en el disco lunar más que los mares de mayor extensión; con unos prismáticos se reconocen sin dificultad todos ellos e incluso otras formaciones como son las bahías, las montañas más elevadas y los principales cráteres. Los mares son vastas llanuras basálticas originadas hace unos 3.000 millones de años, cuando lava muy fluida afloró a la superficie lunar, rellenando las grandes cuencas existentes en aquel entonces. Esas cuencas pudieron ser el resultado de colosales impactos de asteroides, impactos que darían origen asimismo a las cadenas montañosas que delimitan algunos de los mares.
Las zonas claras de la Luna que rodean los mares se llaman tierras. Las forman materiales más antiguos que los mares, de edad superior a los 4.000 millones de años. Por esa razón en las tierras se observa una densidad de cráteres mucho mayor que en los mares, pues el material que formó los mares cubrió los cráteres que en aquel momento allí existían. Los cráteres son el resultado de colisiones de grandes meteoritos a lo largo de millones de años. Sus dimensiones son muy variables: algunos llegan a medir más de 100 km de diámetro y poseen paredes de varios kilómetros de altura; otros en cambio tienen un tamaño inferior al kilómetro. Con frecuencia los cráteres se observan superpuestos unos a otros, lo cual revela diferencias de edad entre ellos.
La leve inclinación del eje de rotación de nuestro satélite va descubriendo alternativamente a lo largo del mes lunar sus polos boreal y austral; por otro lado, al ser su órbita ligeramente elíptica, la Luna nos va mostrando en mayor o menor medida sus bordes occidental y oriental. Este hecho, conocido como libración, motiva que el porcentaje visible de la superficie lunar no sea en realidad del 50% sino del 60%. Por ello la distancia al borde lunar de los detalles próximos al mismo no siempre es idéntica.

En este dibujo de la cara visible de la Luna se señalan los principales mares, lagos y bahías, así como algunos grandes cráteres distinguibles con unos prismáticos sencillos o un pequeño anteojo.

clic para ampliar

mares, lagos y bahías de la Luna

39 comentarios sobre “Mapa de la Luna: Mares, lagos, bahías y cráteres

  • el 20 octubre, 2010 a las 18:08
    Permalink

    el mar de la crisis y el del nectar lo vi

  • el 20 octubre, 2010 a las 18:10
    Permalink

    crater tycho es invisible desde la tierra

  • el 20 octubre, 2010 a las 18:26
    Permalink

    me interesa ser del apolo

  • el 16 noviembre, 2010 a las 18:53
    Permalink

    Mi pregunta. por qué las imagenes que tenemos de la luna, no muestran con claridad la topografia de su suelo, nunca se han mostrado detalles de desniveles o accidentes del terreno, llanuras, valles, montes,depresiones, todas las imagenes son cuadros que no permiten sacar conclusiones claras, parece mas una obra de plastilina. estoy muy decepcionado con todo lo que hemos visto de la luna hasta el dia de hoy…

  • el 19 noviembre, 2010 a las 19:08
    Permalink

    quiero que distingan si es mar si es crater la fotografia no se distinque

  • el 27 febrero, 2011 a las 12:56
    Permalink

    olitas como les pueden poner esos nombres tan extraños?¿=|

  • el 14 marzo, 2011 a las 17:37
    Permalink

    que tal quisiera saber por que una parte de la luna esta mas craterizada que otra

  • el 8 mayo, 2011 a las 0:39
    Permalink

    La Cara Oculta de la Luna.- Desde la invención del telescopio en los inicios de la Era Moderna y su perfeccionamiento posterior, la ciencia astronómica no ha dejado de indagar los espacios, los planetas, los satélites y las estrellas.
    De aquellas indagaciones proceden los primeros mapas lunares, siempre, siempre, de la cara anterior del satélite. Desde entonces se conocen la mayoría de los nombres de sus accidentes orográficos: al este de la misma, al Mar Nectaris y el Mar Tranquilitatis, los cráteres Cleomedes y Langrenus; al norte, el Mar Imbrium y el Mar Serenitatis, los cráteres Archímedes y Copérnicus; al este, el Océano Procelarum y los cráteres Kepler y Aristarco; al sur, el Mar Nubium y los cráteres Tycho y Aliacenis y en el centro, el Mar Vaporum y los cráteres Ptolomeo, Albategnius y Arzachel. Por citar algunos.
    Todas esas formas pueden ser observadas a simple vista o con unos prismáticos, pues se trata del lado visible, aquel que siempre mira hacia la Tierra. Esos nombres suponen preciosos hitos, importantes logros astronómicos para aquellos países que consiguieron imponer esos nombres, ya por vía de la publicidad o por vía del consenso internacional.
    Pero el misterio que ha perdurado siempre desde la más abstrusa antiguedad, desde los primeros hombres que se preocuparon del espacio y de las estrellas, desde Nínive y Babilonia o las astrónomos de Egipto, fue sin duda alguna, la Cara Oculta del satélite.
    ¿Qué había más allá, al otro lado?, ¿de qué formas podía ser el resto de la plateada esfera? Se preguntaron siempre los hombres, no sólo los científicos, sino los profanos, la gente del mundo.
    ¿Cómo, con qué artilugios podrían llegar a saberlo?
    ¿Qué entes o seres, aparatos o formas, podían compararse son ese lugar?
    ¿Acaso podían venir de allí la mentira de las cosas, lo oculto, la locura, el infierno de las almas, acaso la noche, la otra cara del espejo, el más allá de las ideas o el pensamiento?
    También de cualquier forma siempre existió, afortunadamente, una cierta teoría progresista que pensaba que la otra cara no podía ser algo muy diferente de lo que se veía en esta, en la cara anterior. Estos últimos acertaron.
    Fue entonces, en 1960, cuando un satélite soviético, el Luna 3, el que consigue las primeras imágenes del lado oscuro de la Luna. Es a partir de aquí cuando empieza a derrumbarse el mito. Los hombres ya saben lo que hay al otro lado. Es a partir de aquí cuando comienza la exploración de aquel misterioso lugar.
    Hoy en día se posee una completa información de la cara posterior del satélite, mapas y fotografías completas y detalladas de esa cara y el nombre de los accidentes orográficos que la conforman. Al este, los grandes cráteres Korolev y Hertzsprung; al norte el Mar Moscoviense; al oeste los cráteres Tsiolkousky y Gagarin y al sur el Mar Ingenii y los cráteres Apolo y Leibnitz.
    Los rusos fueron quienes exploraron el lugar por primera vez, así que han sido ellos quienes se han quedado con la mayoría de los nombres. Esas cosas siempre fueron así, y lo peor es que no hay vuelta de hoja.
    De cualquier forma, la cosa sigue estando muy misteriosas todavía y en las revistas, enciclopedias y otras publicaciones, las fotografías y los mapas que aparecen de la Luna siguen siendo solo de una de sus caras, o sea de la cara anterior, la visible, no hay más, no aparece información, como sería lo normal, de las dos caras, la anterior y la posterior, la visible y la oculta.
    También pasa eso en Internet, al menos en las revistas de Espacio Y Astronomía que se acostumbran a manejar. Sería importante conseguir fotografías y mapas de la cara oculta y saber sus nombres, manejarlos, como se manejan los nombres , los datos y las fechas de cualquier otro lugar de exploración.

  • Pingback:¿Cómo es la superficie de la Luna? | astroyciencia.com

  • el 9 febrero, 2012 a las 20:24
    Permalink

    Buen post. Sobre todo la imagen con la guía de mares, lagos y bahías.

    Gracias.

    Saludos,
    @Triego

  • el 9 febrero, 2012 a las 21:46
    Permalink

    Diego Arenas, muchísimas gracias! me alegra que te guste la imagen.
    Te recomiendo lo siguiente: Imprime la fotografía, usa unos prismáticos y observa la luna llena y …. ahora viene lo mejor, intenta dibujar todos los mares y cráteres que ves en una hoja en blanco.
    Podrás comparar tu observación con el mapa y tendrás la satisfacción de haber dibujado la Luna.

    Un saludo desde el espacio.

  • el 6 abril, 2012 a las 23:45
    Permalink

    asco no me sirvio…me durmio…=(…

  • el 6 abril, 2012 a las 23:46
    Permalink

    te amo luna…=(

  • el 24 abril, 2012 a las 21:53
    Permalink

    Hola! el motivo de mi contacto a ustedes es que estoy interesado en obtener datos para un trabajo estadisico. Me preguntaba si existe una relacion entre el tamaño de diametro de un crater y la profundidad del mismo, con el tamaño del cuerpo que impacata  y su velocidad. Si es asi, me gustaria saber donde obtengo esos datos, bibliografia? Muchas gracias
    Federico Siderac

  • Pingback:¿En qué zonas de la Luna aterrizaron las naves Apolo? | astroyciencia: Astronomía y ciencia

  • el 21 julio, 2012 a las 17:57
    Permalink

    Muy contento y muy honrado de haberme encontrado con esta página.Yo integré desde CV 153 RADIO RINCON de Fray Bentos, URUGUAY,  la RADIOCADENA ESPACIAL CONTINENTAL con ENRIQUE GONZALEZ REGUEIRA (VOA) desde 1968 hasta 1972…Mi trabajo consistía en grabar desde un aparato HAMMARLUND lo que decía Enrique a las 21.25 de Fray Bentos y pasarlo al aire a eso de las 2w1.45 de Lunes a Viernes…UN GRAN ABRAZO.

  • el 15 junio, 2013 a las 0:07
    Permalink

    gracas popr todas las imagenes de la luna yo cuanto quisiera conser la luna y por tus ides intententare realizar algunas enbestigaciones a la luna desde peru cajamarca muchos exitos chau

  • el 17 junio, 2013 a las 4:30
    Permalink

    muy bueno para los estudiantes

  • el 4 febrero, 2017 a las 18:57
    Permalink

    Hermosa explicación, quedé fascinada. Gracias!.

Comentarios cerrados.