Observación de los satélites jovianos

Antes de nada, cuando nos referimos a satélites jovianos, estamos hablando en realidad a los satélites de Júpiter.

Datos a tener en cuenta para la observación de los satélites jovianos:

• Visibilidad: los cuatro más brillantes se aprecian con prismáticos
• Magnitud aparente: Ío +5.0, Europa +5.3, Ganímedes +4.6, Calisto +5.7
• Diámetros reales: Ío 3.643 km, Europa 3.120 km, Ganímedes 5.268 km, Calisto 4.800 km
• Y como dato importante; Galileo descubrió los cuatro más brillantes en 1.610

Júpiter domina un conjunto de al menos 24 satélites que constituyen una especie de Sistema Solar en miniatura. Los cuatro mayores son lo, Europa, Ganímedes y Calisto, en orden de distancia de Júpiter. Los descubrió Galileo Galilei en enero de 1.610, en lo que significó uno de sus primeros hallazgos telescópicos, y reciben el nombre de conjunto de satélites galileanos.

Observación de los satélites jovianos (Satélites de Júpiter)

Un par de prismáticos normales permite emular la proeza de Galileo. Si se observa Júpiter a la misma hora cada noche y se dibujan en un papel los satélites alrededor de un círculo grande que represente Júpiter, se pondrá de manifiesto el patrón de movimientos de los minúsculos puntos de luz que flanquean el planeta.
Estos satélites tienen magnitudes 5 y 6, y vistos al telescopio, incluso con los mayores aumentos, parecen meros puntos de luz. Siguen órbitas que coinciden con el plano ecuatorial de Júpiter, que casi coincide con nuestra línea visual. Por tanto, de vez en cuando se observa el lento tránsito de uno o varios satélites por delante del disco de Júpiter a lo largo de varias horas. En esas condiciones puede que cueste ver el satélite, pero su sombra oscura resulta muy manifiesta.
Los satélites producen efectos tridimensionales llamativos cuando sus órbitas los llevan al otro lado de Júpiter. Previamente a la oposición del planeta, los satélites se adentran en la sombra del planeta antes de ocultarse tras su disco, de manera que parecen desvanecerse en el espacio. La sombra joviana se orienta de otro modo pasada la oposición, y entonces los satélites reaparecen de improviso al emerger de la sombra del planeta.
Cada satélite es distinto. Ío presenta un vulcanismo violento que lo recubre de lava cada pocos millones de años. Europa alberga un océano de agua bajo una corteza brillante de hielo.También Ganímedes podría albergar agua bajo su superficie de roca y hielo, y posee un campo magnético. Calisto exhibe una corteza muy antigua y craterizada.

Haz clic en la imagen para ampliarla y ver la alineación de los satélites jovianos

Un comentario sobre “Observación de los satélites jovianos

Comentarios cerrados.