Juan Miguel González Mármol presenta astroyciencia.com: Astronomía y ciencia.






La Luna

Imagen actualizada por la USNO
El Sol

Imagen actualizada por la NASA

  • casiopea (141)
  • Oscar Bonilla Pardo (73)
  • Altair (67)
  • MARIA (53)
  • Elena (47)
  • erickqfb (45)
  • jose (39)
  • anonimo (37)
  • Estefy (36)
  • Carlos (35)


  





¿Qué es una tormenta geomagnética?
random image

Gana un enlace con Dogguie
www.dogguie.com

Imágenes de la Tierra 21: Deforestación en Brasil
Deforestación Amazónica en Brasil


Buscar entre los 1127 artículos de la web



El tamaño de la Luna

Categoría: La Luna | 2 Comentarios »

Publicado el 28 de Noviembre de 2011 por Juan Miguel

Observar la Luna constituye un bonito espectáculo siempre cambiante.
Según las circunstancias y las horas, cambia de tamaño de una observación a otra. Y si a esto se añade el hecho de que, además, nos hacemos ilusiones en cuanto a su tamaño real…

¿Qué tamaño tiene la Luna?

¿Quiere pasar un rato divertido? Plantee a un grupo de amigos esta sencilla pregunta:
«¿Qué tamaño creéis que tiene la Luna?»
Muchos van a responder que es como un plato de postre… «¿A qué distancia?» «A uno o dos metros del ojo.» Es un error colosal. La Luna, al igual que el SoI, ocupa un ángulo de o,5°, es decir, que presenta el diámetro aparente de un guisante de 5 mm colocado a una distancia de 57 cm. En lugar del plato, es sólo el guisante dentro del plato. Estos 57 cm equivalen, aproximadamente, a la longitud de un brazo. Coja, pues, con la mano un lápiz o cualquier otro objeto que sólo mida 5 mm de diámetro y colóquelo por delante de la Luna extendiendo el brazo. Verá cómo la oculta por completo. Con mayor motivo, si se alarga más el brazo, basta con colocar el dedo meñique delante de la Luna para ocultarla completamente.

Más pequeña de lo que parece

En el cielo, la Luna y el Sol son de dimensiones mucho más reducidas de lo que imaginamos.
Esta ilusión está producida por la irradiación, esa especie de expansión de la luz que parece rodear a los astros y que aumenta su imagen. Además, se establecen inconscientemente algunas comparaciones entre los edificios en el horizonte, las torres, los macizos boscosos e incluso la Luna misma, que, situada más allá de todo esto, parece tener unas dimensiones comparables, y un gran tamaño.
Es necesario aclarar también que no siempre parece que la luna llena tenga el mismo grosor aparente: el estado de la atmósfera, la profundidad aparente del cielo o el alejamiento del horizonte más o menos difuso por la bruma también influyen en la apreciación que se tiene.

La Luna es mayor en el horizonte que en el cenit

Todos hemos visto elevarse la luna llena enorme y rojiza, por detrás de un horizonte de árboles y casas. Entonces parece mucho mayor que cuando se encuentra en el cenit (El centro de la bóveda celeste, el punto más elevado sobre nuestra cabeza).
Es sólo una ilusión óptica, ya que, cuando se mide su diámetro con un telescopio equipado con un micrómetro, se comprueba que, en realidad, el tamaño no es mayor.

El tamaño de la Luna

Inmediatamente después de salir o de ponerse, la luna llena presente ligeramente una forma ovalada, lo mismo que el Sol cuando se encuentra cerca del horizonte. La atmósfera terrestre es la responsable de este fenómeno de refracción.

Dos causas de una falsa impresión

Parece que este fenómeno se debe a dos causas que intervienen de forma simultánea. En primer lugar, la Luna se sitúa en el paisaje al salir y las personas la observamos de acuerdo con ciertos puntos de referencia: el fondo más alejado, constituido por edificios y árboles, se interpone entre la Luna y nuestra mirada, lo que hace que parezca más lejana. Por costumbre, se suele imaginar que es mucho mayor que estas sombras oscuras, ya que se trata de un objeto luminoso frente al resto de los elementos que no lo son. En segundo lugar, el firmamento parece formar una bóveda cóncava ligeramente achatada, como la bóveda de un horno. Para nosotros la Luna siempre parece plana, y las formaciones nubosas que pasan por encima de nuestras cabezas se alejan y se aproximan al horizonte. Pero se sabe que detrás de las nubes se encuentran las estrellas e imaginamos que la bóveda de las nubes y la bóveda estelar son paralelas. Se tiene la impresión de que ambas están achatadas, de manera que el horizonte parece 5 o 6 veces más lejano que el cenit. De dos objetos que tengan el mismo diámetro aparente, el que parece estar más alejado (la Luna, en este caso) también parecerá más grande. Esta segunda causa es determinante en la impresión que se tiene de que la Luna posee un gran tamaño.
El Sol también parecerá mayor en las mismas circunstancias, y las propias estrellas parece que ocupan más espacio a medida que se acercan al suelo. EI más modesto observador ha podido darse cuenta de ello al contemplar la Osa Mayor durante diferentes horas de la noche.

Las verdaderas dimensiones lunares

No se gana mucho tras saber que el diámetro de la Luna mide 3.489 km. Es preciso algún elemento de comparación. Su superficie total es un poco inferior a la de América. En cuanto al hemisferio lunar que vemos, la cara visible, es casi igual a América del Sur.
¿Desea medir el diámetro aparente de la Luna?
Tome una moneda de euro (diámetro aproximado de 23 mm) y colóquela a 2,54 m de usted: ése es el tamaño aparente de la Luna a simple vista, es decir, o,5° (exactamente, 31′). Es relativamente pequeño.

¿Quieres saber más?