¿Qué es la astrofotografía?

La astrofotografía es la aplicación de la fotografía a la astronomía. Se pueden formar imágenes durante largos períodos sobre una emulsión fotográfica, revelando estrellas y otros objetos invisibles al ojo, y que son registradas permanentemente, permitiendo medir con precisión sobre la película sus posiciones y brillos.

La astrofotografía comenzó en serio en 1883, cuando Andrew Ainslie Common fotografió la nebulosa de Orión con un reflector de 36 pulgadas (0’91 m), registrando estrellas que no podían ser vistas visualmente con el mismo instrumento. Los astrónomos rápidamente explotaron el nuevo medio, y durante los siguientes cien años fue el primer medio de realizar observaciones ópticas. Su aplicación a la espectroscopia fue igualmente importante.

¿Qué es la astrofotografía?En astrofotografía, se coloca una emulsión fotográfica en el foco del telescopio, en lugar del ocular. La emulsión puede estar sobre una placa de vidrio o sobre una película. Se requiere un obturador para hacer la exposición, que puede durar muchos minutos o incluso horas. Durante la exposición el telescopio debe ser guiado con precisión sobre el objeto que está siendo fotografiado.

Con frecuencia se utilizan en astrofotografía emulsiones convencionales particularmente por los astrónomos aficionados. Sin embargo sufren de «fallo de reciprocidad», lo que limita los tiempos de exposición efectivos a menos de 30 minutos. Existen emulsiones diseñadas específicamente para astrofotografía que reducen el fallo de reciprocidad. Alternativamente, las emulsiones convencionales pueden ser hipersesibilizadas para mejorar su rendimiento durante largas exposiciones.

También es posible la fotografía en color utilizando películas en color convencionales, aunque los mejores resultados para largas exposiciones se obtienen por medio de fotografías con tres colores. Se realizan exposiciones separadas sobre emulsiones hipersensibilizadas de blanco y negro, filtrada cada una de ellas para registrar sólo la luz roja, verde o azul. Las exposiciones separadas son combinadas entonces en una cámara oscura para producir una imagen a color.

Las emulsiones fotográficas están siendo reemplazadas en la actualidad para propósitos profesionales por dispositivos acoplados en carga (CCDs), que tienen una sensibilidad mayor y más lineal a la luz. Sin embargo, la pequeña área y el poder de resolución comparativamente pobre de los CCDs hará que para el trabajo de exploración la fotografía prevalezca aún durante muchos años.