Observar Novas y Supernovas

– Localización: las novas suelen aparecer en la Vía Láctea; las supernovas pueden surgir en cualquier lugar del cielo.
– Visibilidad: una supernova puede brillar tanto como todas las estrellas de una galaxia juntas.
– Magnitud: las novas suelen ascender hasta la magnitud 4 y, en contadas ocasiones, hasta magnitud 1; la mayoria de las supernovas queda por debajo de la magnitud 14.

Una nova consiste en una explosión estelar que sucede cuando una enana blanca densa, en virtud de su atracción gravitatoria, absorbe gas de una estrella compañera gigante hasta llegar al punto en que se desencadena una deflagración termonuclear. La nova entra en erupción y durante una o dos semanas su brillo aumenta entre 7 y 16 magnitudes y puede llegar a mostrar magnitud aparente 4, aunque en raras ocasiones se han observado novas más brillantes que han excedido la magnitud 1. Luego, el brillo de la nova desciende lentamente a lo largo de años o décadas.
Una de las novas recientes más brillantes apareció en el Cisne (Cygnus) en febrero de 1992. Su brillo máximo alcanzó una magnitud 4.5, lo bastante como para percibirla a simple vista y para convertirse en un objeto fácil de detectar con prismáticos. Diecisiete años antes había surgido otra nova en el Cisne que llegó hasta la magnitud 1.8.
Muchos observadores aficionados se dedican a la búsqueda de novas cada noche mediante telescopios con pocos aumentos, o incluso con prismáticos de 7 X 50. Buscan estrellas intrusas; que brillen entre las figuras habituales de las constelaciones, las cuales conocen de memoria, o que no aparezcan en las cartas estelares.
Las supernovas corresponden a la muerte cataclísmica de una estrella masiva. Una estrella que se convierte en supernova suele incrementar su brillo en 20 magnitudes o más, y llega a refulgir con la luminosidad de varios cientos de miles de millones de soles. Para cazar supernovas hay que escudriñar tantas galaxias espirales como sea posible, noche tras noche, en busca de estrellas «nuevas» en el disco o en las regiones externas de los brazos de las galaxias. Para esta tarea se hace imprescindible un telescopio de 200 mm o mayor.

Las supernovas son poco frecuentes en la Galaxia (la última se observó en 1604), pero se descubren decenas de ellas cada año en otras galaxias.

La supernova más reciente perceptible a simple vista apareció el 23 de febrero de 1987 en la Nube Mayor de Magallanes, una galaxia cercana satélite de la nuestra. En el mes de mayo siguiente alcanzó una magnitud aparente extrema de 2.9 antes de debilitarse con rapidez y quedar por debajo del límite distinguible sin ayuda óptica.

Supernova 1987

Un comentario sobre “Observar Novas y Supernovas

  • el 11 diciembre, 2012 a las 5:29
    Permalink

    analizar este tema es muy interesante Nuestro universo nos tiene
    mucho por mostrar, al descubrirlo hallaremos infinidades de cosas en este caso , las novas y supernovas

Comentarios cerrados.