El origen de los nombres de los huracanes

Las tormentas en forma de huracán reciben nombres distintos en las diferentes partes del mundo. El término huracán se utiliza para nombrar los sistemas que se desarrollan sobre el Atlántico o al este del Pacífico. Al oeste del Pacífico norte y en Filipinas, se llaman tifones, mientras que en el Índico y en el Pacífico sur son ciclones.

La costumbre de poner nombres a los huracanes tiene una larga historia. En el siglo XIX, los huracanes de las indias Occidentales recibían el nombre del santo del día en que tenía lugar. El huracán San Felipe, por ejemplo, azotó Puerto Rico el 13 de septiembre de 1876. Otro huracán que azotó Puerto Rico el mismo día en 1928 fue llamado huracán San Felipe el Segundo. Posteriormente, los meteorólogos empezaron a usar posiciones de latitud y longitud para describir a los huracanes, pero pronto se dieron cuenta que era más rápido y más fácil usar nombres cortos y distintivos, menos sujetos a error que los antiguos métodos de identificación, poco prácticos. Estas ventajas eran especialmente importantes para intercambiar información detallada sobre la tormenta entre centenares de estaciones, bases costeras y barcos esparcidos por doquier.

El origen de los nombres de los huracanes

Durante la segunda guerra mundial arraigó la costumbre de utilizar un nombre de mujer, siguiendo el ejemplo de la novela Tormenta de George R. Stewart, escrita en 1941. Desde 1953, las tormentas tropicales se han nombrado de acuerdo a unas listas creadas por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, ahora mantenidas y actualizadas por un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial. Las listas sólo contenían nombres femeninos hasta 1979, en que empezaron a alternarse con los masculinos. Se usan seis listas en rotación. Así, la lista de 2010, volverá a utilizarse en 2016. Los nombres de la lista provienen del francés, el español, el holandés y el inglés, ya que los huracanes afectan a muchas naciones. Las letras Q, U, X e Y no se incluyen debido a la escasez de nombres que empiezan con estas letras.

La única razón para que se produzca un cambio en la lista es cuando una tormenta es tan mortal o destructora que el futuro uso de su nombre para otra tormenta resultaría inadecuado por razones de sensibilidad. Cuando esto ocurre, el nombre ofensivo es eliminado de la lista y se selecciona otro para reemplazarlo. En la lista de 2002, por ejemplo, Cristóbal reemplazó a César, Fay reemplazó a Fran, y Hanna reemplazó a Hortense. En la lista de 2004, Gaston reemplazó a Georges y Matthew reemplazó a Mitch. En la lista de 2006, Kirk reemplazó a Keith.