Juan Miguel González Mármol presenta astroyciencia.com: Astronomía y ciencia.






La Luna

Imagen actualizada por la USNO
El Sol

Imagen actualizada por la NASA

  • casiopea (141)
  • Oscar Bonilla Pardo (73)
  • Altair (67)
  • MARIA (54)
  • Elena (47)
  • erickqfb (45)
  • jose (42)
  • anonimo (37)
  • Carlos (36)
  • Estefy (36)


  





La nebulosa de Ojo de Cerradura y Eta de Carina
La nebulosa de Ojo de Cerradura y Eta de Carina

Adaptación a la oscuridad
luces-rojas-observacion-astronomia

El final de la vida en la Tierra
Escala del Sol convertido en una Gigante Roja


Buscar entre los 1177 artículos de la web



Adaptación a la oscuridad

Categoría: Grandes Preguntas, Guías y planisferios | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Nos pide nuestro amigo Ruben que hablemos sobre la adaptación del ojo a la oscuridad.

Como ya he publicado en otros artículos, para cualquier aficionado a la astronomía que se esté iniciando la mejor manera de observar el cielo nocturno es a simple vista en algún lugar oscuro. Pero para ellos y sobre todo si provenimos de una ciudad llena de contaminación lumínica primero tendremos que acostumbrar nuestros ojos a la oscuridad, y a esto lo llamamos adaptación a la oscuridad, ¿qué significa?, ¿cuánto tiempo es necesario antes de comenzar la observación?… Pues vamos a ello:

luces-rojas-observacion-astronomia

La adaptación a la oscuridad es la sensibilidad creciente del ojo a la luz en condiciones de oscuridad. Tiene su origen en los cambios químicos del ojo, y son necesarios al menos 20 minutos para completarse. La adaptación a la oscuridad se invierte cuando el ojo es expuesto de nuevo a la luz brillante, completamente en el caso de que la luz sea azul o violeta y sólo parcialmente en el caso de que sea roja. Es por esta razón por la que los observadores utilizan luces rojas difusas para examinar cartas celestes, etc…

Si os estáis iniciando en la astronomía y lo que queréis es observar el cielo nocturno, os recomiendo leer estos artículos porque seguro que os resultan muy útiles:

Como empezar a observar el cielo nocturno
Primera sesión de astronomía para convertirse en aficionado
Astronomía a simple vista
Observar las estrellas bajo un cielo oscuro
Las cinco reglas de oro para observar el cielo nocturno en la ciudad
Trabajar con las estrellas
Contaminación Lumínica

**Utiliza Facebook para mandar tus consultas.

¿De donde vino el agua de la Tierra?

Categoría: Grandes Preguntas, Planeta Tierra | 2 Comentarios »
Tags:
Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Científicos afirman que probablemente llegó desde el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

Hace mucho tiempo que los científicos empezaron a preguntarse por el origen del agua de la Tierra. Y hasta ahora la versión oficial sostenía que los elementos volátiles (como por ejemplo el hidrógeno, el nitrógeno o el carbono), e incluso la primera materia orgánica, llegaron hasta aquí desde el exterior, aportados por cometas y por una clase de meteoritos de origen muy antiguo, las condritas carbonáceas. Ambas clases de objetos se formaron más allá de la órbita de Júpiter y “migraron” después hacia el interior del Sistema Solar. Ahora, un nuevo estudio acaba de revelar que no fue así.

Por supuesto, determinar con exactitud de dónde proceden estos elementos esenciales significa ser capaces de comprender cómo llegó el agua, y la vida, hasta la Tierra. Ahora, un grupo de investigadores del Instituto Carnegie de Washington acaba de publicar en Science un artículo según el cual el agua que hay en nuestro planeta no es la misma que se distribuyó, en forma de hielo, por todo el Sistema Solar en los tiempos de su formación, sino que llegó mucho después. Y no a bordo de lejanos cometas procedentes de los confines del SIstema Solar, sino de mucho más cerca: del cinturón de asteroides que hay en el entre Marte y Júpiter.

Para Conel Alexander, investigador principal del estudio, una gran cantidad de agua helada se repartió por todo el Sistema Solar primitivo, pero ese hielo nunca formó parte de los materiales que se agregaron para formar la Tierra. Ese hielo primitivo puede encontrarse hoy en objetos como cometas o las ya citadas condritas carbonáceas. Pero su análisis demuestra, según los investigadores, que los dos tipos de objetos no nacieron más allá de la órbita de Júpiter, como se creía, sino en dos zonas muy alejadas. Los cometas se formaron en las regiones externas del Sistema Solar. Las condritas carbonáceas lo hicieron mucho más cerca.

Alexander logró establecer esta diferencia calculando la proporción de deuterio (un isótopo del hidrógeno) contenido por el agua helada de 85 condritas carbonáceas. Cuanto más lejos del Sol se ha formado un objeto, más deuterio contiene. Y si los cometas y las condritas carbonáceas se formaron en el mismo lugar, su hielo debería contener la misma, o parecida, cantidad de deuterio. Pero no es así.

El hielo de los meteoritos analizados contiene mucho menos deuterio que el de los cometas, lo cual sugiere que los éstos últimos se formaron mucho más lejos del Sol. Un resultado que, además, contradice los modelos más aceptados sobre la forma en que el Sistema Solar adquirió su arquitectura actual.

Para Alexander, el contenido de deuterio de las condritas carbonáceas indica que estos meteoritos debieron formarse mucho más cerca del Sol que los cometas. En concreto, en el cinturón de asteroides, el gran anillo de rocas que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y es de ahí, sugiere el estudio, de donde procede precisamente el agua de la Tierra. Alexander está convencido de que los resultados de su investigación obligarán a revisar las teorías actuales y contribuirán, de paso, a resolver un buen puñado de cuestiones que hasta ahora se habían resistido a la Ciencia.

¿En qué zonas de la Luna aterrizaron las naves Apolo?

Categoría: Grandes Preguntas, La Luna | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Una docena de astronautas de la NASA viajó a la Luna en las misiones Apolo entre 1969 y 1972. Sin embargo, la mayor parte de lo que sabemos de nuestro satélite se debe a los datos recabados por las sondas de exploración.

Ahora bien, ¿en qué lugar de la Luna aterrizaron estas naves Apolo? En la siguiente imagen podemos verlo.

– Apolo 11: Alunizó el 20 de julio de 1969 en el Mar de la Tranquilidad.
– Apolo 12: Alunizó el 19 de noviembre de 1969 en el Oceanus Procellarum/Mare Cognitium.
– Apolo 14: Alunizó el 5 de febrero de 1971 en Fra Mauro.
– Apolo 15: Alunizó el 30 de julio de 1971 en Hadley Rille.
– Apolo 16: Alunizó el 21 de abril de 1972 en las Montañas Descartes.
– Apolo 17: Alunizó el 11 de diciembre de 1972 en Taurus-Littrow.

Imagen de los aterrizajes de las naves Apolo en la Luna

Ver artículo: Mapa de la Luna: Mares, lagos, bahías y cráteres

Separarse del suelo: Los cohetes

Categoría: Grandes Preguntas | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Cuando saltas o lanzas una pelota al aire, tanto tú como la pelota siempre volvéis a caer al suelo. Esto sucede porque una fuerza invisible, llamada gravedad, atrae todas las cosas hacia el centro de la Tierra. La gravedad es una fuerza que une las cosas, pero sólo es suficientemente fuerte para notarse en cosas grandes, como la Tierra, el Sol o la Luna. Mantiene a las personas, los animales, los edificios y las plantas sólidamente en su lugar y evita que el aire se escape al espacio. Sin embargo, también hace que sea muy difícil salir de la Tierra si se quiere ir al espacio. Para conseguirlo hay que viajar muy rápido: a 40.000 km por hora, unas 20 veces más rápido de lo que lo hacía el avión Concorde.

Los únicos aparatos que pueden dar esa velocidad a una nave espacial y seguir funcionando en el espacio son los cohetes. Los motores de reacción utilizados en la aviación no funcionan en el espacio porque toman oxígeno del aire para que arda el carburante. Los cohetes funcionan en el espacio porque llevan su propia reserva de oxígeno con ellos, a veces en estado líquido.

Fuerza de un cohete

Un cohete funciona de manera muy sencilla. El combustible, al quemarse en el motor, produce gases calientes, que salen por la tobera o escape del motor, impulsando el cohete hacia adelante. Si inflas un globo y después lo sueltas, el aire se escapa y el globo sube.

Cohete Ariane

Despegue

Este cohete Ariane despega de la Tierra para poner satélites en órbita.
Sus tres enormes motores se encienden y despiden gases calientes. Tres segundos después, el cohete comienza a elevarse. En seguida coge velocidad y sólo dos minutos más tarde está a 50 km de la superficie terrestre.

9/10 partes de un cohete están llenas de combustible

Motores del cohete

Los tres motores de un cohete Ariane tienen la fuerza de 13 aviones Jumbo y consiguen una velocidad tres veces mayor que el Concorde. El cohete Saturno 5, que llevó a los astronautas a la Luna, tenía cinco motores, cada uno con una fuerza de 32 Jumbos.

Carga y combustible

La misión de un cohete es alcanzar suficiente velocidad para entrar en órbita. Para ello necesita grandes cantidades de combustible, por lo que la mayor parte de un cohete está llena de combustible. Nueve décimas partes de este cohete Ariane, que pesa tanto como 40 elefantes, es su combustible. La carga (el satélite que entrará en órbita) es sólo una centésima parte del peso total.

Motores auxiliares

Si un cohete necesita una fuerza extra para impulsar a un satélite pesado o para ponerlo en una órbita más alta, utiliza los motores auxiliares. Se trata de pequeños cohetes unidos al costado del cohete principal. Cuando se termina su combustible, se desprenden y caen.

¿Qué es una estrella degenerada?

Categoría: Estrellas, Grandes Preguntas | Dejar un comentario »
Tags:
Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Estrella Degenerada

Es una estrellas que ha colapsado hasta alcanzar una alta densidad de manera que la presión de degenaración es su principal soporte frente a un colapso mayor. El colapso hacia un estado degenerado ocurre bien después de que el combustible nuclear se haya agotado, como en las enanas blancas o en las estrellas de neutrones, o bien como en las enanas marrones, que no tienen suficiente masa como para elevar la temperatura del núcleo lo suficiente como para hacer entrar en ignición al hidrógeno.

11 pages