Juan Miguel González Mármol presenta astroyciencia.com: Astronomía y ciencia.






La Luna

Imagen actualizada por la USNO
El Sol

Imagen actualizada por la NASA



  





Las Meninas de Velázquez y la Corona Boreal
Las Meninas y la Corona Boreal

Historia de la constelación de Erídano (El Río)
Constelación de Erídano (El Río)

La Tierra
Volcán en la superficie de la Tierra


Buscar entre los 1184 artículos de la web



Nueva estrella en el cielo para 2022

Categoría: Noticias | 1 Comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Por primera vez se predice la fecha de la colisión de dos astros que se observará a simple vista en la Cruz del Norte.

El intrincado baile de dos astros muy cercanos entre sí, en la constelación del Cisne, está siendo observado con detalle desde hace años. Ahora los astrónomos que lo siguen se atreven a fijar una fecha para la fusión, un violento acontecimiento que aseguran que dará lugar a otra estrella que será fácilmente visible en el cielo nocturno en 2022. Esta se añadirá a la parte horizontal de la popular Cruz del Norte en esa constelación.

Una nova roja luminosa, un tipo de estrella recientemente identificado, sería el fruto del fenómeno que los astrónomos estadounidenses liderados por Lawrence Molnar esperan para dentro de muy poco. Existen desde 1999 datos acerca del sistema binario o precursor del que saldrá esta nueva estrella y los más recientes sobre su luminosidad presentados en la reunión de invierno de la Sociedad Americana de Astronomía (AAS) hacen pensar en que la fusión se producirá en 2022,2 con un margen de error de 0,6 años.

Que las estrellas se agrupen de dos en dos, o de tres en tres, aunque desde la Tierra se vean como un único punto luminoso, es algo muy común. Sin embargo, estos dos astros, situados a 1.800 años luz del Sol, están en contacto, comparten la atmósfera como dos cacahuetes dentro de su cáscara, explica el Calvin College de Michigan (EE UU), lo que es mucho más raro. Como en casi todos los sistemas binarios, uno es mucho mayor que el otro. El mayor tiene 1,4 veces la masa del Sol y el menor 0,32 veces.

Simulación de las dos estrellas del sistema binario KIC 9832227 cuya colisión se espera para 2022

El último fenómeno que se observó de este tipo no se pudo predecir. Tuvo lugar en 2008 en el sistema estelar V1309 Scorpii y el estudio posterior de las observaciones previas a su inesperada explosión han dado a Molnar y su equipo las pistas para arriesgarse a predecir por primera vez con fecha concreta el caso de sus estrellas binarias, denominadas KIC 9832227. La disminución acelerada del tiempo que tardan en orbitarse mutuamente es el parámetro que están confirmando que se adapta al modelo de forma muy precisa.

Antes, los astrónomos han tenido que despejar incógnitas sobre el sistema que estudian. “Hemos descartado que las dos estrellas estén orbitando a su vez una tercera lejana”, explicó Molnar en el congreso de la AAS en Texas. Sí han encontrado indicios de una tercera estrella muy pequeña que creen que no influirá en la evolución del sistema. Después de todo eso, y con los nuevos datos, Molnar dice: “Creemos que nuestra predicción debe ser tomada en serio desde ahora y que en los próximos años estudiemos esto para saber lo que causa que las binarias en contacto se fusionen”.

El último fenómeno que se observó de este tipo no se pudo predecir.

Cuando eso pase, la luminosidad aumentará durante seis meses hasta ser 10.000 veces superior a la actual del sistema binario, por lo que se podrá observar a simple vista, aunque luego (al cabo de varios años) decaerá. El estudio se publica en The Astrophysical Journal. Molnar y su equipo no tienen problema ahora para obtener tiempo de observación en grandes telescopios, como el XMM Newton o el VLA y han ampliado su estudio a las longitudes de onda de radio, infrarrojo y rayos X.

En los últimos años se han documentado varios sistemas de este tipo que están cerca del final de su ciclo vital pero no es habitual que se prediga una fecha concreta para el choque que dará lugar a un nuevo componente del Universo. En 2015, astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) identificaron el sistema binario en contacto más caliente y masivo conocido. Se halla a 160.000 años luz de la Tierra, en la Gran Nube de Magallanes, y del choque puede surgir una estrella gigante o un sistema binario de agujeros negros. Un año antes, astrónomos españoles observaron desde Almería otro sistema similar en la constelación Camelopardalis (la Jirafa).

El círculo rojo indica la situación de la nueva estrella en el extremo de la Cruz del Norte, en la constelación del Cisne

La arqueología astronómica también se beneficia del conocimiento actual de estos sistemas dobles gracias al análisis de su luz en muchas longitudes de onda. Una nova roja luminosa como la predicha ahora fue también la nueva estrella Nova Vulpeculae que los astrónomos europeos observaron en el cielo en 1670 y que luego se hizo cada vez menos visible. Lo que pasó entonces se interpreta ahora como ese raro fenómeno en el que de una colisión entre dos estrellas surge otra que es más brillante que una nova pero menos que una supernova y que lanza material al espacio hasta que solo queda un remanente de débil luminosidad. El remanente se observa todavía, en la constelación de Vulpecula (el Zorro).

Descubren un Sistema Solar con siete planetas iguales a la Tierra

Categoría: Noticias | Comentarios desactivados en Descubren un Sistema Solar con siete planetas iguales a la Tierra

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Una pequeña estrella situada a 40 años luz del Sol tiene siete planetas rocosos como la Tierra que podrían tener agua líquida en su superficie. El descubrimiento, que se presenta esta semana en la revista Nature y que anunció este miércoles la NASA , ofrece por primera vez un objetivo claro a los astrónomos para buscar vida extraterrestre en los próximos años. Además, indica que los sistemas planetarios donde se dan condiciones adecuadas para la vida deben ser abundantes en el Universo.

img_jcorbella_20170222-170520_imagenes_lv_otras_fuentes_info_8_trappist-ksQB--656x369@LaVanguardia-Web-2

“Lo más estimulante es que estos planetas son adecuados para estudiar sus atmósferas en detalle”, ha declarado en una rueda de prensa telefónica Michaël Gillon, astrofísico de la Universidad de Lieja (Bélgica) y primer autor del trabajo. Según las combinaciones de gases que se detecten, “nos indicaría con una confianza de hasta el 98%” que allí hay actividad biológica.

Cualquiera de los siete planetas podría tener agua líquida en su superficie.

La estrella, llamada TRAPPIST-1, es lo que los astrónomos conocen como una enana ultrafría. Tiene un radio equivalente a un 12% del Sol y una temperatura superficial de unos 2.300 grados centígrados, frente a los 5.500 de nuestra estrella. Se encuentra en la constelación de Acuario pero es demasiado tenue para que los aficionados a la astronomía la puedan ver, incluso con un pequeño telescopio.

El descubrimiento es obra del mismo equipo científico que hace nueve meses anunció el hallazgo de los tres primeros mundos alrededor de TRAPPIST-1. Los científicos no han podido observar directamente los planetas, pero han deducido su existencia, su tamaño y su masa por cómo se reduce el brillo de la estrella cada vez que uno de los astros se interpone entre ella y la Tierra.

Los cálculos indican que los siete planetas son de tamaño similar a la Tierra y por lo tanto tienen una superficie sólida. “Es la primera vez que se encuentran tantos planetas de este tipo alrededor de una estrella”, ha destacado Michaël Gillon.

Tres de ellos –designados por ahora como e, f y g- se encuentran en la zona habitable de la estrella, allí donde la temperatura es adecuada para que haya agua líquida en su superficie. En los tres planetas más próximos a la estrella –designados como b, c y d- hace probablemente demasiado calor para que pueda haber agua líquida. En el más alejado de los siete –el planeta h-, hace probablemente demasiado frío. Pero los astrónomos tienen aún una imagen incompleta del sistema planetario y, con los datos disponibles hasta ahora, “podría haber agua en cualquiera de ellos”, sostiene Gillon.

La estrella TRAPPIST-1, más pequeña que el Sol, se encuentra a 40 años luz de la Tierra

De los siete, el mejor candidato para albergar vida es el planeta f, ha informado en la rueda de prensa Amaury Triaud, coautor de la investigación, del Instituto de Astronomía de Cambridge (Reino Unido). Se trata de un mundo de tamaño casi igual que la Tierra que completa una órbita alrededor de la estrella cada nueve días terrestres. “Es especulativo porque no sabemos cómo surge la vida”, declara Triaud. “Pero, si surge en un océano y hay un océano allí, no veo ningún problema”.

_20170222191246-kqdG--656x369@LaVanguardia-Web

Si vive alguien en el planeta f, o en alguno de sus vecinos, estará viendo en el cielo una gran estrella de color salmón, con un diámetro unas tres veces mayor que el sol visto desde la Tierra. Pese a la proximidad de la estrella, sin embargo, la luminosidad en la superficie del planeta es unas 200 veces inferior a la que llega a la superficie de la Tierra. Estar allí a mediodía “sería como aquí al atardecer”, explica Triaud. Pero “sería bello porque cada poco tiempo pasaría por el cielo otro planeta que se vería el doble de grande que la luna”.

Según los resultados de la investigación presentados en Nature, el sistema planetario de TRAPPIST-1 es un sistema solar de bolsillo. Además de tener una estrella enana, las órbitas de sus siete planetas cabrían todas en el interior de la órbita de Mercurio. Con los planetas tan cerca de la estrella, allí los años pasan rápido: duran un día y medio terrestre en el planeta más próximo a TRAPPIST-1 y unos veinte días en el más lejano.

El planeta f, donde un año dura nueve días terrestres, es el mejor candidato a albergar vida

“El hecho de que la estrella sea pequeña hace que sea más fácil detectar planetas del tamaño de la Tierra”, porque los cambios de luminosidad se aprecian mejor que con estrellas más grandes, explica Michaël Guillon.

La disposición de los planetas unos respecto a otros sugiere que tienen un hemisferio mirando a la estrella donde siempre es de día, mientras que en el otro siempre es de noche. El mismo fenómeno, llamado acoplamiento por marea, se produce en el sistema solar con la luna, que siempre muestra la misma cara a la Tierra, o con las cuatro grandes lunas de Júpiter.

En los planetas de TRAPPIST-1, que tienen suficiente masa para retener una atmósfera, la diferencia de temperatura entre el hemisferio diurno y el nocturno provocaría vientos constantes y potentes para redistribuir el calor. El acoplamiento por marea, además, generaría calor en el interior de los planetas y provocaría actividad volcánica.

La investigación se ha basado en observaciones hechas con telescopios de Chile, Hawai, Marruecos, Sudáfrica y Canarias, además de veinte días de seguimiento con el telescopio espacial Sptizer de la NASA.

Los resultados de la investigación sugieren que los sistemas planetarios donde se dan condiciones adecuadas para albergar vida deben ser abundantes en el Universo

Se estima que, por cada planeta que se puede detectar porque pasa entre su estrella y la Tierra, tiene que haber entre veinte y cien planetas que no pueden detectarse de este modo. “Hallar siete planetas del tamaño de la Tierra sugiere que el sistema solar con sus cuatro planetas rocosos no es nada extraordinario”, escribe Ignas Snellen, astrónomo de la Universidad de Leiden (Holanda) que no ha participado en la investigación, en un artículo de análisis publicado en Nature. Y más teniendo en cuenta que las estrellas pequeñas tamaño como TRAPPIST-1 son de las más numerosas de la galaxia

En un futuro próximo, los investigadores ampliarán las observaciones a otros sistemas estelares con el proyecto SPECULOOS, basado en cuatro telescopios que se están construyendo en Chile, que les permitirá multiplicar por diez la muestra de estrellas observadas en busca de sistemas planetarios. La NASA tiene previsto poner en órbita a mediados del año próximo el telescopio espacial TESS, especialmente diseñado para buscar exoplanetas. Pero los resultados más esperados serán los del telescopio espacial James Webb, considerado el sucesor del Hubble, que se lanzará a finales del año próximo y que permitirá analizar las atmósferas de los siete planetas de TRAPPIST-1.

Es “un avance crucial para buscar si hay vida en otra parte. Antes teníamos indicios; ahora tenemos el lugar adecuado dónde buscar”, destaca el investigador Amaury Triaud

“Si encontramos, por ejemplo, metano, con oxígeno u ozono, y dióxido de carbono, sería un fuerte indicio de actividad biológica, indica Michaël Gillon. Lo importante, explica el investigador, no es un gas concreto sino la combinación de gases: si se encuentra una mezcla de gases que reaccionan entre ellos y tienden a desaparecer, significaría que hay algún tipo de actividad que repone estos gases en la atmósfera. Del mismo modo, si alguna forma de inteligencia extraterrestre analizara la atmósfera de la Tierra desde otro planeta, podría deducir que aquí hay actividad biológica.

El descubrimiento del sistema planetario de TRAPPIST-1 es “un avance crucial para buscar si hay vida en otra parte. Antes teníamos indicios; ahora tenemos el lugar adecuado dónde buscar”, destaca Amaury Triaud. “En una década lo averiguaremos”.

Artículo obtenido por | Lavanguardia

Se acerca la “Bestia”, el asteroide 2014HQ2014, de 325 metros

Categoría: Noticias | Comentarios desactivados en Se acerca la “Bestia”, el asteroide 2014HQ2014, de 325 metros
Tags:
Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Un enorme asteroide descubierto hace solo dos meses, conocido como ‘La Bestia’, visitará el contorno espacial de la Tierra este fin de semana.
El asteroide 2014 HQ124 no tiene ninguna posibilidad de chocar contra la Tierra en su sobrevuelo del domingo, 8 de junio, y pasará aproximadamente a tres veces la distancia entre la Tierra y la Luna. Fue descubierto el 23 de abril por el Explorador Infrarrojo de Campo Amplio (WISE) de la NASA.

COMO UN PORTAAVIONES CLASE NIMITZ

El mamut asteroide 2014 HQ124 tiene aproximdamente 325 metros de diámetro –como la envergadura de un portaaviones clase Nimitz–, según las estimaciones de responsables del programa de objetos cercanos a la Tierra en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.
El asteroide 2014 HQ124 se moverá a 14 kilómetros por segundo, 17 veces más rápido que un tiro de un rifle, cuando registre su mayor aproximación a la Tierra, el próximo domingo a las 05.56 GMT), según ha informado el proyecto observatorio Slooh en un comunicado.
Los científicos admiten su desconcierto por el hecho de que un asteroide tan grande haya sido descubierto hace tan solo dos meses
Si fuera nos impactará, la energía liberada se mediría en los megatones de una bomba de hidrógeno, informa Space.com

**Puedes ver un vídeo sobre “La Bestia” aquí

El centro de la Vía Láctea vivió un cataclismo hace dos millones de años

Categoría: La Vía Láctea, Noticias | 1 Comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Un cataclismo cósmico se produjo recientemente en el centro de la Vía Láctea, en las cercanías del agujero negro que parece ocuparlo. Los astrofísicos comparan el supuesto agujero negro supermasivo actual con un volcán dormido cuya última erupción tuvo lugar hace solo dos millones de años (la Tierra se formó hace unos 4.500 millones de años) y no descartan que se produzcan fenómenos similares en el futuro.

La huella de este cataclismo estaría, según astrofísicos australianos, en la Corriente de Magallanes, una nube de gas en forma de gigantesco filamento, que no contiene estrellas y que sigue a las dos Nubes de Magallanes, las galaxias enanas compañeras de la Vía Láctea. Ya se sospechaba antes que se había producido la explosión, pero no se había llegado a datar.

“Desde hace 20 años hemos observado este resplandor extraño procedente de la Corriente de Magallanes”, explica Joss Bland-Hawthorn, de la Universidad de Sydney (Australia). “No comprendíamos su causa y de repente nos dimos cuenta de que debía de ser la marca, la huella fósil, de una gran emisión de energía procedente del centro de nuestra galaxia”. Bland Hawthorn presentó ayer en el congreso Zoo Galáctico en la ciudad australiana el estudio que ha dirigido, que se publicará en la revista Astrophysical Journal.

“Sospechábamos desde hace tiempo que el centro galáctico habría explotado de vez en cuando y estos nuevos datos son muy convincentes”, afirma por su parte Martin Rees, Astrónomo Real en el Reino Unido, y de los primeros que sugirieron que los agujeros negros son la fuente de la energía detectada procedente de cuásares y centros de galaxias.

El monstruo central de la Vía Láctea, inobservable directamente, es la explicación más lógica que dan los astrofísicos a lo que observan en el centro galáctico desde la Tierra, a 26.000 años luz. Tras años de estudio de la zona, su masa se calcula en cuatro millones de veces la del Sol, comprimida en una esfera muy pequeña para lo que son las distancias cósmicas, y la radiación que emana de sus alrededores se detecta en muchas de las frecuencias, incluido el infrarrojo, los rayos X y la radiofrecuencia. Cuando una nube de gas es engullida por el disco de materia que rodea el agujero negro se observan picos de radiación. La acumulación de datos sobre los diversos tipos de radiación y la forma que tienen ha llevado a los científicos a deducir que hubo un cataclismo.

Sobre esta hipótesis se ha hecho el estudio de la luz que emite la Corriente de Magallanes, de forma similar a cuando las partículas procedentes del Sol chocan con la atmósfera terrestre y dan lugar a las auroras. En este caso la luz ultravioleta rompe los átomos de hidrógeno en protones y electrones que, al recombinarse, emiten en una frecuencia determinada. La zona más brillante de la corriente es la región más cercana al centro galáctico y los cálculos geométricos y de cómo la energía habría llegado a la Corriente de Magallanes y cómo esta se habría enfriado con el tiempo dan lugar a que los científicos crean que el resplandor es la huella de esa explosión inimaginable.

La pregunta obvia es si se puede repetir algo así. “Hay muchas estrellas y nubes gaseosas que pueden caer en el disco de materia alrededor del agujero negro”, recuerda Bland-Hawthorn. “Creemos que una nube llamada G2 resultará atrapada el año que viene. Es pequeña, pero esperamos ver los fuegos artificiales”. Sin embargo, se calcula que hace dos millones de años, cuando tuvo lugar el supuesto cataclismo, el agujero negro era 100 millones de veces más potente que ahora.

En otra escala de tiempo, el telescopio espacial Hubble ha estudiado la citada Corriente de Magallanes, descubierta en los años setenta del siglo XX, para deducir su origen. Las nuevas observaciones, presentadas el mes pasado, indican que la mayor parte de este gigantesco filamento se desgajó hace 2.000 millones de años de la Pequeña Nube de Magallanes y que solo una pequeña región se formó más recientemente a partir de la Gran Nube de Magallanes.

Los datos obtenidos con el espectrógrafo del Hubble se combinaron con observaciones realizadas con los VLT de la organización astronómica europea ESO para medir la abundancia de elementos pesados, como el oxígeno y el azufre, en seis lugares diferentes de la Corriente de Magallanes. El resultado es inesperado, afirman los autores del estudio, porque se suponía que toda la corriente procede de la nube más pequeña, debido a que su tirón gravitatorio es más débil.

El asteroide que ‘rozará’ la Tierra el día 15 de Febrero se podrá ver con prismáticos

Categoría: Noticias | 5 Comentarios »
Tags:
Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

El asteroide 2012 DA14, que ‘rozará’ la Tierra el próximo 15 de febrero, viaja a una velocidad de 28.100 kilómetros por hora, ha sido descubierto por el observatorio de La Sagra (Granada) y se podrá ver con prismáticos. Estos son algunos de los datos que la NASA ha facilitado a los ciudadanos para que tengan la mayor información posible sobre este acontecimiento.

Así, la NASA ha explicado que el asteroide es un pequeño objeto cercano a la Tierra, de aproximadamente 45 metros de diámetro. Su máximo acercamiento al planeta está previsto para las 20:24 horas (hora peninsular), cuando la roca pase a 27.700 kilómetros sobre la superficie de la Tierra justo cuando ‘sobrevuele’ el Océano Indico, cerca de Sumatra.

DA14

En este sentido, la agencia espacial estadounidense ha señalado que la distancia a la que pasará está fuera de la atmósfera terrestre pero dentro de la banda en la que se ponen en órbita los satélites de observación, que se encuentra a 35.800 kilómetros por encima de la superficie de la Tierra.

Se trata del vuelo de un asteroide más cercano a la Tierra que se registra en décadas y el próximo no se producirá hasta febrero de 2046, cuando 2012 DA14 pase a algo más de 9.900 kilómetros. También será uno de los que más tiempo pase dentro del sistema Tierra-Luna, ya que permanecerá entre ambos cuerpos unas 33 horas.

La NASA ha descartado cualquier posibilidad de impacto, contra el planeta y contra un satélite artificial. En este sentido, ha explicado que casi no hay satélites que orbitan a la distancia a la que el asteroide pasará.

A pesar de descartar la colisión, la NASA ha explicado que si se produjese liberaría aproximadamente 2,5 megatones de energía en la atmósfera causaría una devastación regional. Así, ha recordado el impacto de un objeto cercano, de 30-40 metros de diámetro, que tuvo lugar en 1908 en Tuguska (Siberia) y que aplastó cerca de 1.200 kilómetros cuadrados de bosque en los alrededores del río Tunguska Podkamennaya.

HAY 500.000 ASTEROIDES COMO 2012 DA14

2012 DA14 fue descubierto en el Observatorio de La Sagra operado por el Observatorio Astronómico de Mallorca, el 23 de febrero de 2012 y se encontraba a más de cuatro millones de kilómetros de distancia cuando fue detectado. Desde ese momento se empezó a estudiar su trayectoria y la posibilidad de que se acercara al planeta.

En el estudio realizado a la roca, se ha detectado que se desplaza a unos 28.100 kilómetros por hora o a 4,8 kilómetros por segundo, con respecto a la Tierra. La NASA también ha informado que existen unos 500.000 asteroides del tamaño de 2012 DA14 cercanos a la Tierra. De ellos solo se han descubierto menos de un 1 por ciento.

Para poder ver este fenómeno desde la Tierra, la NASA ha explicado que la magnitud del asteroide no permite que se le pueda ver a simple vista. Pero ha indicado que con prismáticos o un telescopio de aficionado se podrá observar perfectamente, siempre y cuando la climatología local lo permita. El asteroide será visible desde Europa, África y Asia y su trayectoria será de sur a norte.

Finalmente, la agencia espacial estadounidense ha destacado la “gran oportunidad” que supone para la ciencia. Este paso será observado por numerosos observatorios ópticos en todo el mundo para tratar de determinar su velocidad de rotación y su composición.

31 pages