Records registrados de vientos extremos

Ocasionalmente -por fortuna, muy ocasionalmente- soplan vientos muy fuertes. En la escala Beaufort, 13 es la fuerza de un huracán y los vientos soplan a velocidades de 63 nudos o más. Por eso, los vientos de 80 nudos y superiores que hicieron estragos en el noroeste de Francia y el sureste de Inglaterra a mediados de octubre de 1987 supusieron un evento singular.

Este temporal sin precedentes llegó del sur o del suroeste, según la situación de cada uno, y se registraron fuerzas eólicas casi increíbles. Por ejemplo, en Dungeness, Kent, sopló un viento de 90 nudos durante tres horas, y en el suroeste de la península de Brest, se registraron ráfagas de 119 nudos.

El viento llegó a sus velocidades máximas en el sudeste de Inglaterra justo antes del amanecer, cuando pocas personas estaban fuera de cubierto por lo que, afortunadamente, hubo pocas víctimas. Pero los desperfectos en torres y tendidos eléctricos dejaron sin suministro a algunas familias durante tres semanas. Sin embargo, lo que más personas lamentaron fue la pérdida de árboles. Millones fueron derribados y bosques enteros fueron devastados., Los árboles maduros se partieron como cerillas. Al menos el 80 por ciento de los árboles de los bosques de Tunstal y Rendlesham, en Suffolk, cayeron. y los que habíamos estado en la zona antes apenas dábamos crédito al grado de devastación infligido por esta extraordinaria tempestad.

Records registrados de vientos extremos

Esta es la imagen en falso color del huracán Andrew al tocar tierra el 24 de agosto de 1992. Este huracán de categoría 4 provocó ráfagas de hasta 150 nudos y causó una marea de tempestad de más de 5 metros que ocasionó daños por un valor de 26 mil millones de dólares.