Historia de la constelación del Águila

El Águila es una constelación pequeña pero hermosa, situada al sur del Cisne. Tiene su punto más álgido en julio y parece que vuele en dirección este por la Vía Láctea. Puesto que está situada en el ecuador, podemos apreciarla desde cualquier punto, excepto desde latitudes del extremo norte o sur. Su estrella más luminosa, Altair, forma uno de los vértices del Triángulo de Verano del hemisferio norte.

Sus estrellas principales son:

- Altair, 0.77 de magnitud, y de color blanca. Esta estrella ocupa el duodécimo lugar entre los astros más brillantes del cielo. Altair es el nombre árabe para águila, y éste es el animal que la constelación representa.

- Alshain, 3.7 de magnitud, y de color amarilla. El nombre de esta estrella tiene su origen en el que dieron los persas a toda la constelación.

- Tarazed, 2.7 de magnitud, y de color amarilla. Juntas, las estrellas alfa y beta forman un grupo muy definido y cerrado que se conoce bajo el nombre de La Familia del Águila; la línea que las conecta tiene 5° de arco.

Historia mitológica de la constelación

Esta constelación tiene su origen en Mesopotamia, donde se ha encontrado representada en un relieve de piedra fechado en el 1.200 a. C. El águila para los griegos, igual que todas las demás criaturas del cielo, formaba parte de los dominios de Zeus, el dios supremo (Júpiter, en la mitología romana). El águila era la reina de las aves, un servidor real privilegiado y un luchador, que tenía la misión de recuperar los rayos que el gran dios celeste lanzaba.
Uno de los mitos especialmente relevantes se refiere al rapto y seducción del bello Ganímedes por parte de Zeus. En pintura, esta constelación ha sido representada como un águila que vuela llevando a un muchacho en sus garras. Ganímedes estaría representado por las estrellas situadas al sur de la constelación.

Otro de los mitos nos revela la naturaleza feroz del águila. En algunas tradiciones, Prometeo —cuyo nombre significa «previsión»— fue miembro de una de las últimas generaciones de titanes, seres que descendían de las divinidades primigenias Urano y Gea. Asimismo se dice de Prometeo que fue el creador y divino protector de los seres humanos. Este titán enseñó a la humanidad las artes y las ciencias, un regalo que Zeus consideró excesivo para ser desperdiciado en la raza inferior de los humanos. Sin embargo, Prometeo insistió, llevándoles el regalo del fuego, que tomó del Sol y llevó hasta laTierra escondido dentro de un tallo hueco de hinojo.
Este acto enfureció a Zeus, quien ordenó la aplicación de un terrible castigo a Prometeo. Fue encadenado desnudo a un pilar situado en las montañas del Cáucaso, y el águila de Zeus le comía el hígado desde el amanecer hasta el ocaso. Ahora bien, puesto que Prometeo era inmortal, su hígado se regeneraba cada noche y estaba listo para ser devorado otra vez cuando el águila reaparecía con el amanecer del día siguiente. Así, su agonía se prolongaría toda la eternidad.
Sin embargo, muchos años después Zeus accedió a las súplicas de clemencia para Prometeo que le hizo el héroe Heracles: el sabio centauro Quirón aceptó renunciar a su inmortalidad a cambio de la libertad de Prometeo. Una vez que Zeus cedió, Heracles mato al águila atravesándole el corazon con una flecha.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Historia de la constelación del Águila puedes visitar la categoría Constelaciones.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir