Historia de la constelación de Andrómeda

Andrómeda es famosa por ser también el nombre de nuestra galaxia vecina, pero no por ser otra de las constelaciones de nuestro cielo nocturno. La podemos ver mejor durante el otoño y el invierno, donde estará pasando por el cenit.
(lo que se encuentra en ese instante encima de nuestras cabezas, arriba del todo).

Toda la zona de Andrómeda es muy bella para la observación telescópica. En ella está la famosa M 31 o “Gran Nebulosa de Andrómeda”, situada a 2,2 millones de años luz de la Tierra, visible a simple vista.
Andrómeda es una constelación que se halla al sur del ecuador de nuestra galaxia, por tanto al sur de la Vía Láctea. Andrómeda se caracteriza por observarse cúmulos estelares al norte de la constelación, las zonas más ricas desde el punto de vista estelar, y a medida que nos adentramos hacia el sur observamos la disminución de densidad estelar y la aparición de las primeras galaxias. De su centenar de estrellas visibles a simple vista destacan Sirrah, Mirach y Almach.
Andrómeda forma parte de toda una unidad estructural y homogénea de más de 1000º cuadrados.
Su figura representa a una mujer, pero la verdad es que no encaja como tal, hay que usar mucho la imaginación.

Historia mitológica de la constelación

Siendo Cefeo Rey de Etiopía, Su esposa Casiopea afirmó que ella y su hija Andrómeda eran más bellas que las Nereidas (ninfas del mar). Irritadas, estas ninfas del mar, exigieron venganza a Poseidón, que amenazó al reino con el monstruo marino Cetus y con una inundación.

Asustado ante las amenazas de Poseidón, Cefeo ofreció al monstruo a su hija Andrómeda, a la que encadeno a una roca al borde del mar.
Perseo, cabalgando por el aire con su caballo alado Pegaso de vuelta tras matar a Medusa, vio a Andrómeda y se enamoró de ella. Bajó a la playa a hablar con Cefeo y Casiopea para pedir su mano si la libraba del monstruo marino. Los padres aceptaron de mala gana.

Perseo luchó con el monstruo marino con Pegaso, lo mató y usó la cabeza de la Medusa (que convertía en piedra a quien la miraba y que había conseguido cortar Perseo anteriormente) para petrificar al animal y convertirlo en coral. Después desató a Andrómeda y fue feliz a contraer el prometido matrimonio. Pero Casiopea se negó porque ya le había prometido su mano al príncipe Agenor. Perseo luchó contra él y su séquito y después de matar a muchos se vio obligado a usar la cabeza de la Medusa y petrificó a los que quedaban. Andrómeda se casó felizmente con Perseo. Y volvieron juntos a Grecia.
Tras su muerte, Andrómeda fue situada por Atenea entre las constelaciones del cielo del norte, cerca de Perseo.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Historia de la constelación de Andrómeda puedes visitar la categoría Constelaciones.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir