Juan Miguel González Mármol presenta astroyciencia.com: Astronomía y ciencia.






La Luna

Imagen actualizada por la USNO
El Sol

Imagen actualizada por la NASA



  





Cometa recién descubierto C/2012S1 (ISON) visible a finales de 2013
random image

La Tierra desde el Espacio: El Cuerno de África
El Cuerno de Africa

Ramas de la Geología
paleontología


Buscar entre los 1175 artículos de la web



Descubren un Sistema Solar con siete planetas iguales a la Tierra

Categoría: Noticias | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Una pequeña estrella situada a 40 años luz del Sol tiene siete planetas rocosos como la Tierra que podrían tener agua líquida en su superficie. El descubrimiento, que se presenta esta semana en la revista Nature y que anunció este miércoles la NASA , ofrece por primera vez un objetivo claro a los astrónomos para buscar vida extraterrestre en los próximos años. Además, indica que los sistemas planetarios donde se dan condiciones adecuadas para la vida deben ser abundantes en el Universo.

img_jcorbella_20170222-170520_imagenes_lv_otras_fuentes_info_8_trappist-ksQB--656x369@LaVanguardia-Web-2

“Lo más estimulante es que estos planetas son adecuados para estudiar sus atmósferas en detalle”, ha declarado en una rueda de prensa telefónica Michaël Gillon, astrofísico de la Universidad de Lieja (Bélgica) y primer autor del trabajo. Según las combinaciones de gases que se detecten, “nos indicaría con una confianza de hasta el 98%” que allí hay actividad biológica.

Cualquiera de los siete planetas podría tener agua líquida en su superficie.

La estrella, llamada TRAPPIST-1, es lo que los astrónomos conocen como una enana ultrafría. Tiene un radio equivalente a un 12% del Sol y una temperatura superficial de unos 2.300 grados centígrados, frente a los 5.500 de nuestra estrella. Se encuentra en la constelación de Acuario pero es demasiado tenue para que los aficionados a la astronomía la puedan ver, incluso con un pequeño telescopio.

El descubrimiento es obra del mismo equipo científico que hace nueve meses anunció el hallazgo de los tres primeros mundos alrededor de TRAPPIST-1. Los científicos no han podido observar directamente los planetas, pero han deducido su existencia, su tamaño y su masa por cómo se reduce el brillo de la estrella cada vez que uno de los astros se interpone entre ella y la Tierra.

Los cálculos indican que los siete planetas son de tamaño similar a la Tierra y por lo tanto tienen una superficie sólida. “Es la primera vez que se encuentran tantos planetas de este tipo alrededor de una estrella”, ha destacado Michaël Gillon.

Tres de ellos –designados por ahora como e, f y g- se encuentran en la zona habitable de la estrella, allí donde la temperatura es adecuada para que haya agua líquida en su superficie. En los tres planetas más próximos a la estrella –designados como b, c y d- hace probablemente demasiado calor para que pueda haber agua líquida. En el más alejado de los siete –el planeta h-, hace probablemente demasiado frío. Pero los astrónomos tienen aún una imagen incompleta del sistema planetario y, con los datos disponibles hasta ahora, “podría haber agua en cualquiera de ellos”, sostiene Gillon.

La estrella TRAPPIST-1, más pequeña que el Sol, se encuentra a 40 años luz de la Tierra

De los siete, el mejor candidato para albergar vida es el planeta f, ha informado en la rueda de prensa Amaury Triaud, coautor de la investigación, del Instituto de Astronomía de Cambridge (Reino Unido). Se trata de un mundo de tamaño casi igual que la Tierra que completa una órbita alrededor de la estrella cada nueve días terrestres. “Es especulativo porque no sabemos cómo surge la vida”, declara Triaud. “Pero, si surge en un océano y hay un océano allí, no veo ningún problema”.

_20170222191246-kqdG--656x369@LaVanguardia-Web

Si vive alguien en el planeta f, o en alguno de sus vecinos, estará viendo en el cielo una gran estrella de color salmón, con un diámetro unas tres veces mayor que el sol visto desde la Tierra. Pese a la proximidad de la estrella, sin embargo, la luminosidad en la superficie del planeta es unas 200 veces inferior a la que llega a la superficie de la Tierra. Estar allí a mediodía “sería como aquí al atardecer”, explica Triaud. Pero “sería bello porque cada poco tiempo pasaría por el cielo otro planeta que se vería el doble de grande que la luna”.

Según los resultados de la investigación presentados en Nature, el sistema planetario de TRAPPIST-1 es un sistema solar de bolsillo. Además de tener una estrella enana, las órbitas de sus siete planetas cabrían todas en el interior de la órbita de Mercurio. Con los planetas tan cerca de la estrella, allí los años pasan rápido: duran un día y medio terrestre en el planeta más próximo a TRAPPIST-1 y unos veinte días en el más lejano.

El planeta f, donde un año dura nueve días terrestres, es el mejor candidato a albergar vida

“El hecho de que la estrella sea pequeña hace que sea más fácil detectar planetas del tamaño de la Tierra”, porque los cambios de luminosidad se aprecian mejor que con estrellas más grandes, explica Michaël Guillon.

La disposición de los planetas unos respecto a otros sugiere que tienen un hemisferio mirando a la estrella donde siempre es de día, mientras que en el otro siempre es de noche. El mismo fenómeno, llamado acoplamiento por marea, se produce en el sistema solar con la luna, que siempre muestra la misma cara a la Tierra, o con las cuatro grandes lunas de Júpiter.

En los planetas de TRAPPIST-1, que tienen suficiente masa para retener una atmósfera, la diferencia de temperatura entre el hemisferio diurno y el nocturno provocaría vientos constantes y potentes para redistribuir el calor. El acoplamiento por marea, además, generaría calor en el interior de los planetas y provocaría actividad volcánica.

La investigación se ha basado en observaciones hechas con telescopios de Chile, Hawai, Marruecos, Sudáfrica y Canarias, además de veinte días de seguimiento con el telescopio espacial Sptizer de la NASA.

Los resultados de la investigación sugieren que los sistemas planetarios donde se dan condiciones adecuadas para albergar vida deben ser abundantes en el Universo

Se estima que, por cada planeta que se puede detectar porque pasa entre su estrella y la Tierra, tiene que haber entre veinte y cien planetas que no pueden detectarse de este modo. “Hallar siete planetas del tamaño de la Tierra sugiere que el sistema solar con sus cuatro planetas rocosos no es nada extraordinario”, escribe Ignas Snellen, astrónomo de la Universidad de Leiden (Holanda) que no ha participado en la investigación, en un artículo de análisis publicado en Nature. Y más teniendo en cuenta que las estrellas pequeñas tamaño como TRAPPIST-1 son de las más numerosas de la galaxia

En un futuro próximo, los investigadores ampliarán las observaciones a otros sistemas estelares con el proyecto SPECULOOS, basado en cuatro telescopios que se están construyendo en Chile, que les permitirá multiplicar por diez la muestra de estrellas observadas en busca de sistemas planetarios. La NASA tiene previsto poner en órbita a mediados del año próximo el telescopio espacial TESS, especialmente diseñado para buscar exoplanetas. Pero los resultados más esperados serán los del telescopio espacial James Webb, considerado el sucesor del Hubble, que se lanzará a finales del año próximo y que permitirá analizar las atmósferas de los siete planetas de TRAPPIST-1.

Es “un avance crucial para buscar si hay vida en otra parte. Antes teníamos indicios; ahora tenemos el lugar adecuado dónde buscar”, destaca el investigador Amaury Triaud

“Si encontramos, por ejemplo, metano, con oxígeno u ozono, y dióxido de carbono, sería un fuerte indicio de actividad biológica, indica Michaël Gillon. Lo importante, explica el investigador, no es un gas concreto sino la combinación de gases: si se encuentra una mezcla de gases que reaccionan entre ellos y tienden a desaparecer, significaría que hay algún tipo de actividad que repone estos gases en la atmósfera. Del mismo modo, si alguna forma de inteligencia extraterrestre analizara la atmósfera de la Tierra desde otro planeta, podría deducir que aquí hay actividad biológica.

El descubrimiento del sistema planetario de TRAPPIST-1 es “un avance crucial para buscar si hay vida en otra parte. Antes teníamos indicios; ahora tenemos el lugar adecuado dónde buscar”, destaca Amaury Triaud. “En una década lo averiguaremos”.

Artículo obtenido por | Lavanguardia

El cometa de 1577

Categoría: Historia de la Astronomía | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Tabloide contemporáneo en el que se representa el brillante cometa que atravesó el cielo en 1577, desde la constelación de Sagitario (a la derecha) hasta Pegaso (el caballo volador, a la izquierda), pasando por el Delfín.
A medida que el cometa se aleja, su cola se encoge.


cometa-1577

¿Cómo saber si has encontrado un meteorito?

Categoría: Curiosidades | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

¿Cómo encontrar ese tesoro enterrado procedente del espacio exterior?

Pongamos que estás un buen día cavando en tu patio, buscando los huesos de un dinosaurio o una cabeza de flecha india, cuando de pronto desentierras una piedra que te sorprende por ser especial. ¿Cómo puedes saber si se trata de un meteorito? A menudo no se puede saber, en último término, muchos meteoritos van pareciéndose cada vez más a las rocas de la Tierra conforme pasa el tiempo. Pero si la piedra es oscura, ésta forrada en parte por una costra negra y tachonada de glóbulos vidriosos, redondos y ovalados, puede estar bastante seguro de que es una piedra meteorítica; concretamente, un condrito. Los meteoritos ferrosos son aún más fáciles de reconocer. Según Harvey H. Nininger, cuya vida estuvo dedicada a coleccionar meteoritos (por los que pagaba a dos dólares el kilo), un meteorito ferrosos se parece a una “vieja lata herrumbrosa y abollada, pero que por supuesto es muy pesada”.
Otra clave es que los meteoritos ferrosos están cubiertos de bordes dentados con aspecto de huellas dactilares sobre barro blando; estas impresiones se producen cuando los meteoritos se estrellan en la atmósfera. La superficie del meteorito se derrite con el calor de la fricción y le arranca la fuerza con que se mueve por el aire.

Condritos:
condrito-meteorito

Meteoritos Ferrosos:
meteorito-ferroso

Meteorito ferroso con bordes dentados:
250px-Sikhote_Alin_Meteorite

Localizar la constelación de la Liebre (Lep) la constelación de Erídano (Eri) y el Horno (For)

Categoría: Localizar Constelaciones | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Nuestro viaje a través de las constelaciones de la región de Orión nos lleva esta vez por debajo del ecuador celeste, en dirección sur, cada vez más cerca de la línea del horizonte. La Liebre (Lepus, abreviatura: Lep) es fácil de reconocer; un cuadrado de estrellas brillantes representa su cuerpo. El río Erídano (Erídanus, abreviatura: Eri) serpentea sobre un espacio inmenso para acabar perdiéndose muy al sur de las constelaciones australes; desde el hemisferio Norte sólo una parte será visible. El Horno (Fornax, abreviatura: For) dibuja un pequeño triángulo apenas visible en el centro de Europa.

– La Liebre es de fácil localización debido a que su estrella α forma, junto con la estrella Sirio (Orión) y Betelgeuse (Orión), un gran triángulo isósceles. El resto de la constelación sigue el dibujo de dos orejas tiesas por encima del cuerpo del animal.

– Si trasladamos cinco veces la distancia δ Lep – ε Lep, llegaremos a √ del Horno.

– Entre la Liebre y el Horno serpentea el Erídano, difícilmente observable salvo en el caso de β Eri, próxima a Orión.

localizar-liebre-horno-eridano

Cometa Donati en el año 1858

Categoría: Historia de la Astronomía | Dejar un comentario »

Publicado por Juan Miguel


Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Os traigo un grabado de finales del siglo XIX sobre el hermoso cometa Donati, que fue visto en toda Europa en 1858. La escena muestra el cometa en la ciudad de París coronando la iglesia de Notre Dame con sus dos grandes colas, que le hicieron merecedor del apelativo “La Espiga de Oro”.
Se le considera uno de los cometas más bellos de la historia.

cometa-donati-1858

235 pages