La importancia del agua líquida

El agua líquida es fundamental para la vida. Su especial estructura molecular, dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno, ha sido un ingrediente muy importante en la aparición de los seres vivos debido a varias características: su tensión superficial, su capilaridad, su resistencia a los cambios de temperatura, el amplio rango de temperaturas en el que se puede encontrar en fase líquida, su gran capacidad calorífica, su dilatación durante la congelación, su máxima densidad a cuatro grados centígrados, su alta constante dieléctrica y, sobre todo, su poder como disolvente, además muchas de las sustancias propias de los seres vivos se encuentran en forma de disolución acuosa.
El agua es un compuesto que se encuentra, en forma gaseosa y de manera relativamente abundante, en las nubes del medio interestelar, donde se forman las estrellas. Para que haya agua líquida se necesitan condiciones muy especiales: un intervalo estrecho de temperaturas y una presión no demasiado baja. Esto sólo se puede dar en planetas y satélites.
La Tierra es el único lugar donde sabemos con seguridad que existe agua en estado líquido. Esto dejará de ser así dentro de unos 1.000 millones de años: la luminosidad del Sol aumenta un 1% cada 100 millones de años; cuando el flujo solar aumente en un 10% con respecto a su valor actual el agua líquida habrá desaparecido de la Tierra.

Agua líquida en la Tierra

 

Si quieres conocer otros artículos parecidos a La importancia del agua líquida puedes visitar la categoría Planeta Tierra.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir