Tritón: Luna de Neptuno

Tritón es casi un planeta por derecho propio: tiene un tamaño que es la mitad de Mercurio y está cubierto por una extraña variedad de terrenos distintos. A estas distancias del Sol, esperaríamos que Tritón fuese un mundo helado y muerto con una superficie modelada, sobre todo, por los impactos de meteoritos, por el contrario, la mayor parte del satélite presenta una superficie bastante lisa: los cráteres que se hubieran formado en ella han desaparecido por acción de otra actividad geológica en un pasado relativamente reciente.

No obstante, el rasgo más inesperado de Tritón es la actividad volcánica en su superficie. Voyager II fotografió diversas trazas oscuras en ésta y los astrónomos, al analizar imágenes tomadas desde diferentes ángulos, descubrieron que, en realidad, las manchas se elevaban por encima del suelo y flotaban en la atmósfera, increíblemente tenue.
Ciertas zonas de Tritón parecen tener numerosas estructuras, parecidas a géiseres, que emiten al aire penachos de material oscuro.

La temperatura de la superficie de Tritón es increíblemente baja. A -235ºC, esta apenas 38ºC por encima del cero absoluto. Hasta el descubrimiento de Eris, era el objeto del sistema solar más frío que se conocía. Resulta casi impensable que los géiseres puedan estar alimentados por chorros de agua que escapen convertidos en vapor (como sucede en la Tierra y en Encélado, el satélite de Saturno); es mucho más probable que los de Tritón expulsen nitrógeno líquido, pues la superficie del satélite está cubierta de una mezcla de compuestos químicos helados, entre ellos nitrógeno, metano y dióxido de carbono.

Con todo, sigue sin resolverse la principal pregunta: ¿cómo puede haber conservado Tritón el calor suficiente para modificar extensamente su superficie en tiempos relativamente recientes y para tener todavía depósitos de líquido justo debajo de la superficie? La respuesta, parece, puede hallarse en la órbita que recorre. Y el gran secreto de Tritón puede explicar también la ausencia de otros satélites importantes en torno a Neptuno.

La órbita de Tritón es extraña porque, aunque perfectamente circular, rodea Neptuno en el sentido contrario al giro del planeta; es decir, el satélite tiene una órbita retrógrada. Dado que, en la mayoría de los casos, los satélites principales se condensaron a partir de la misma nube giratoria de gas y polvo que su planeta padre y, por tanto, rotan en el mismo sentido que éste, la rotación retrógrada es un indicio de que Tritón no se originó con Neptuno, sino que se trata de un satélite capturado, una versión gigante de los pequeños asteroides que orbitan todos los planetas gigantes.

Probablemente, Tritón tuvo su origen en el cinturón de Kuiper de pequeños mundos helados que se extiende más allá de la órbita de Neptuno, por lo que tal vez nos ofrece la primera visión detallada de un mundo parecido a Plutón, pero un encuentro fortuito con Neptuno selló su destino. Esta luna gigante afecto al sistema de satélites original del planeta dispersando los que hubiera, bien expulsándolos al espacio interplanetario o enviándolos a largas órbitas elípticas (como la tercera luna de Neptuno en tamaño, Nereida, que sigue una órbita marcadamente elíptica, puede que sea la única superviviente). Conforme Tritón graba en torno al planeta captor, las tremendas fuerzas de marea frenaron su rotación y lo situaron en una órbita perfectamente circular. El efecto de las mareas gravitatorias habría calentado entonces el interior del nuevo satélite, desencadenando una amplia actividad volcánica parecida a la de Ío, las erupciones originarias en Tritón una mezcla fangosa de roca y hielo.

Hoy, las fuerzas de marea continúan en acción todavía y han condenado a Tritón a una muerte espectacular. El satélite sigue trazando una lenta espiral hacia Neptuno y la gravedad de éste hará que un día esta luna capturada se rompa en pedazos y se precipite contra el planeta en fragmentos del tamaño de continentes. Se espera que tal catástrofe se produzca en un futuro relativamente próximo, en términos astronómicos, en los próximos 10 millones de años.

Más datos sobre Tritón

Máxima proximidad a Neptuno: 354.8 Miles de kilómetros.
Distancia máxima a Neptuno: 354.8 Miles de kilómetros.
Diámetro: 2.707 Kilómetros.
Masa: 0,003 Tierra.
Periodo orbital: 141 Horas.
Temperatura media en superficie: -235 ºC.
Gravedad media en superficie: 0.08 Tierra.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Tritón: Luna de Neptuno puedes visitar la categoría Sistema Solar.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir